Inicio Tecnología 2017 Telecom Italia (Opinión)

Telecom Italia (Opinión)

Durante el hoyo negro noticioso de la Semana Santa, la empresa que supuestamente ha sido la punta de lanza del vertiginoso aumento de la riqueza de Carlos Slim, América Móvil (AMX), que dirige Daniel Hajj Aboumrad, generó un
shock en telecomunicaciones. Junto con su socio AT&T-BellSouth-Cingular, que preside Edward Whiteacre, lanzó una inesperada oferta por Telecom Italia (TI).

La llantera Pirelli, dueña de la controladora de TI que es Olimpia, aceptó iniciar un mes de negociaciones exclusivas con AMX y AT&T, incluyendo el obligado due diligence, que como se sabe es la auditoría a fondo de la empresa,
para vender 66.6% de Olimpia por 3,470 millones de dólares. A su vez, Olimpia -como el mayor accionista de TI tiene 18% de la telefónica.

Pero las huestes de Slim y Whiteacre no la llevan fácil. Primero, el gobierno italiano no ve con buenos ojos que empresas extranjeras controlen su otrora monopolio. Después, de inmediato surgieron otros tiradores, incluyendo al
archirrival de Slim, Telefónica de España, y France Telecom, entre otros.

Las repercusiones de la oferta no se hicieron esperar. El presidente de TI, Guido Rossi, renunció por su desacuerdo con Marco Tronchetti Provera, mandamás de Pirelli-Olimpia, en relación a la oferta AMX-AT&T. La oferta pretende asumir una deuda neta de 4,200 millones de dólares, y que es el principal motivo del deseo de Pirelli y Olimpia de desinvertirse en TI.

Para superar objeciones políticas, el equipo AMX-AT&T lleva a cabo, en forma simultánea, pláticas sobre posibles alianzas con bancos, aseguradoras y fondos de inversión italianos.

Otros accionistas importantes de TI, incluyendo el banco de inversión Mediobanca y la aseguradora Assicurazioni Generali, tendrán dos semanas después del plazo de pláticas Olimpia-AMX/AT&T para lanzar su contraoferta, seguramente de la mano de otro operador telefónico.

El primer ministro italiano, Romano Prodi, ha tenido serios desacuerdos con Tronchetti Provera sobre la intensión de vender TI a extranjeros, y ha lanzado un llamado urgente a diversos inversionistas para mantener TI bajo control
italiano.

Ya había trascendido que Pirelli platicó con Telefónica y France Telecom, antes de decidir darle la exclusividad a AMX-AT&T, cosa que tomó a Prodi por sorpresa. Sin duda, esta semana generará muchas más noticias al respecto.
Entre las instituciones con las que están negociando AMX-AT&T para amarrar una alianza que resultaría aceptable para el gobierno italiano, se encuentra el banco italiano Intesa Sanpaolo SpA. La familia Benetton, con amplísimos
intereses en el mundo de la moda de Milán, también podría unirse al trabuco México-USA-Italia.

Vale recordar que AMX ya está considerada como la cash cow más importante de México después de Telmex, lo cual implica una liquidez envidiable, y que a pesar de su reciente adquisición de BellSouth y la alianza con Cingular-AT&T,
cuya sede es San Antonio, es la octava empresa estadounidense, 18 a nivel global, con 302,000 empleados y facturación en 2006 por 117,000 millones de dólares.

Fuente: El Economista, Roberto Mena, México 

Opinión