Inicio Tecnología 2017 Telefonía móvil, vía de acceso a servicios bancarios

Telefonía móvil, vía de acceso a servicios bancarios

Baja cultura financiera, factor en contraBase de la pirámide debe ser el mercado objetivoOrganizan El Financiero y Accenture mesa redonda

El teléfono celular puede convertirse en uno de los protagonistas principales en el proceso de bancarización de la población y, por tanto, en el de reducción de la pobreza en México.

Pero todavía tardará algunos años más en ser un canal importante para los usuarios de la banca, debido al bajo nivel de cultura financiera que existe en el país, que impide migrar a los medios de pago electrónicos.

A fines de junio, el Banco de México emitió las circulares dirigidas a las instituciones bancarias para regular un nuevo tipo de cuentas bancarias de depósito a la vista denominadas “cuentas de expediente simplificado o cuentas móviles”.

Estas cuentas forman parte de un proyecto en el que participan diversas instituciones para promover el acceso de la población a servicios bancarios por medio del teléfono celular.

De acuerdo con los participantes en la mesa redonda “Banca móvil para la base de la pirámide”, organizada por el diario El Financiero y Accenture, la banca móvil debe ganarse la confianza de los usuarios, tal como ha sucedido con la banca por Internet, que ha tardado varios años en penetrar entre la población.

Además, las instituciones financieras deben decidirse ya sobre si la banca móvil será sólo un canal alternativo más de servicios o un medio importante para bancarizar a la población ubicada en la base de la pirámide.

El reto de bancarizar es fundamentalmente de la banca, pero también del gobierno, que podría contribuir en este proceso otorgando los subsidios federales de manera electrónica, estimó la Asociación de Bancos de México.

Para la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, una de las tareas principales es incrementar la educación financiera, pero es la iniciativa privada la que tiene 80 por ciento de la responsabilidad de hacer que este canal alterno de servicios bancarios se convierta en un instrumento en el proceso de bancarizar a los segmentos de menores recursos.

Los participantes en la mesa coincidieron en que si bien el uso del celular está en auge, a grado tal de que, según el Tercer Informe de Gobierno, existen 79.8 millones de usuarios de telefonía móvil, su incorporación como un medio más para obtener servicios financieros tardará alrededor de cinco años.

Además del reforzamiento del marco legal, es necesario analizar quién asumirá los costos que implica dar este servicio a la base de la pirámide.

Fuente: El Financiero, México

Opinión