Inicio Tecnología 2017 Telefónica iría por Axtel

Telefónica iría por Axtel

Uno de los diez postulados del gobierno para modernizar la economía es elevar la competencia en telecomunicaciones

En los círculos políticos y empresariales existe cierta expectación por las iniciativas que “de buena fe” habrá de enviar el presidente Felipe Calderón Hinojosa al Congreso, como parte de un esquema integral para tratar de elevar la competitividad de la economía.

Ya se adelanta que una de las primeras iniciativas será buscar mayores eficiencias en la gestión de Pemex, la paraestatal que dirige Juan José Suárez Coppel y que se ve como un paso necesario para recuperar lo antes posible la plataforma de exportación de crudo que ha declinado a partir de la menor capacidad de Cantarell.

Otra iniciativa es la que involucra al sector de telecomunicaciones, con mucho uno de los imanes para atraer inversión nacional y extranjera, y que si bien por un lado implicaría propiciar la competencia al mercado que por años ha dominado Telmex, también daría lugar a modificar el título de concesión de la firma que dirige Héctor Slim Seade.

También se anticipa que en ese cambio se abriría la inversión extranjera en el rubro de telefonía fija.

Pues bien, en ese escenario el equipo de análisis de Banamex-Accival adelanta que de darse el cambio a la legislación referida la española Telefónica, que tiene aquí como mandamás a Francisco Gil Díaz, iría por el control de Axtel, la firma que comanda Tomás Milmo Santos y que apenas la semana pasada logró de la Secretaría de Comunicaciones, de Juan Francisco Molinar Horcasitas, la concesión para operar el negocio de televisión restringida.

La intención de Telefónica con esa operación es reducir sus costos de distribución en México, aprovechando en este caso la posición de mercado que en estos años ha logrado Axtel, que sin hacer mucho ruido ya es el segundo jugador en el mercado.

Como sabe, la estrategia de Axtel ha sido migrar su gestión a lo que se conoce como el triple play, es decir, aglutinar en una sola oferta de servicios telefonía, Internet y TV de paga, sólo que al sumarse Telefónica el trabuco sería aún más grande, al escalar a lo que se define como el cuádruple play al incorporar a la telefonía móvil.

Banamex-Accival estima que el valor de mercado de Axtel alcanza algo así como mil 500 millones de dólares, por lo que se ve como uno de los nichos de interés para atraer inversión extranjera.

Pero como le digo, el golpe de timón para esperar una concentración de ese tipo en el negocio de las telecomunicaciones estaría en promover cambios a la Ley de Inversión Extranjera, lo que estiman probable se presente hacia el segundo semestre de 2010, claro está que en función del ambiente que prive en el Congreso.

El más interesado en que se dé este cambio es Telefónica, ya que ampliaría su presencia tanto en telefonía residencial como empresarial, en espera de tratar de comerle mercado a Telmex, que hasta junio contabilizó más de 17 millones de líneas.

Y como le digo, mientras se presenta un cambio de ese tipo, Axtel ha venido avanzando en fortalecer su estrategia de triple play, ahora con la reciente concesión para que pueda ofrecer televisión de paga, además de que apenas la semana pasada la empresa de Milmo Santos colocó bonos en los mercados del exterior por 300 millones de dólares que, ante la astringencia crediticia global, resulta una buena noticia para la empresa, amén que el negocio de las telecomunicaciones ha seguido creciendo este año con todo y la crisis económica.

Esto explica por qué en las últimas semanas ha revivido el interés entre los inversionistas de la Bolsa Mexicana de Valores por las acciones de Axtel.

Fuente: El Financiero, Rogelio Varela, México

Opinión