Inicio Tecnología 2017 Teléfono inteligente, sucesor de la navaja suiza

Teléfono inteligente, sucesor de la navaja suiza

Los teléfonos celulares donde se combinan en un único aparato telefonía, música, películas, e-mail e internet son el nuevo paraíso para los aficionados a la tecnología. Microsoft con su  MP4, Apple con “IPhone”, Blackberry y Nokia ya tienen cada quien su modelo

Nueva York.- Los modelos de teléfonos celulares donde se combinan en un único aparato telefonía, música, películas, internet y correos electrónicos, resultan hoy el nuevo paraíso para los aficionados a la tecnología.

Mientras el gigante informático Microsoft espera lanzar antes de fin de año un reproductor MP4 (videos y música) capaz de conectarse a internet, Apple, líder en el mercado de los reproductores, apunta a su “iPhone”: un nuevo modelo de teléfono inteligente que contará con las prestaciones de su célebre iPod pero también con conexión a la red.

El nuevo Blackberry, del grupo canadiense RIM, conjuga las capacidades de un moderno teléfono móvil (mensajes de correo electrónico, mensajes de texto, mensajería instantánea y navegación en internet), con las herramientas necesarias en la oficina (adjuntar archivos de imágenes, Word, Excel y PowerPoint), más cámara de fotos integrada y la capacidad de guardar archivos de sonido.

Por su parte, la finlandesa Nokia lanzará nuevos modelos para rivalizar con los Blackberry, al momento líder en esta rama.

Según las últimas cifras publicadas en agosto por el estudio especializado Canalys, el mercado de los teléfonos móviles inteligentes (conectados a la red y multifuncionales) aumentó en un 55% en el segundo trimestre de 2006 con respecto al mismo período de 2005, con 18,9 millones de unidades.

Y Nokia, que conquistó la mitad de este mercado con sus últimos modelos de teléfonos-organizadores, estima que el mercado llegará a 100 millones de aparatos en 2006 y 250 millones en 2008.

Los grandes perdedores de este avance tecnológico serán los aparatos sin conexión, como las agendas electrónicas, cuyo mercado cayó en un 33% en el mismo período, según Canalys.

Para no quedarse fuera, los grandes proveedores de servicios de internet, como Google, Yahoo! o incluso el sitio de subastas eBay, alcanzan acuerdos con los fabricantes de celulares para incluir sus soportes técnicos en los nuevos aparatos.

El objetivo es conquistar más clientes para quedarse con el botín del modelo económico de internet: la publicidad en línea.

En este camino, a fines de agosto, eBay y Google llegaron a un acuerdo que permite al buscador en internet ser el único en poder publicitar en los sitios de eBay fuera de Estados Unidos. En mayo, el sitio de subastas había llegado a otro acuerdo con Yahoo!, portal que se convirtió en el único en poder difundir publicidad en los sitios estadounidenses de eBay.

Por otra parte, no hay que perder de vista el acercamiento entre Google y Apple luego del ingreso del presidente del buscador, Eric Schmidt, en el consejo de administración de Apple.

Siguiendo con las asociaciones, tanto Apple como Amazon, gigante en comercio electrónico, acordaron con grandes estudios de Hollywood la descarga paga de sus películas desde internet.

De esta manera, la célebre manzana multicolor lanza una nueva plataforma de venta, luego de haber concluido acuerdos con los estudios Disney.

A su vez, Amazon presentó su nueva rama en línea luego de obtener los derechos de los films de los estudios Warner, Sony Pictures y Universal.

“La plataforma mono-contenido o el celular mono-funcional está muerto desde el comienzo”, señaló a la AFP Ojas Rege, director de la división de productos portátiles del grupo Yahoo!.

No obstante, nada dice que los usuarios no tendrán más de un móvil. “Los aparatos portátiles agrupan cada vez más (funciones), pero creo que los consumidores se pasearán con dos o tres aparatos portátiles en sus bolsillos, cada uno capaz de hacer de todo aunque con algunos puntos fuertes”, agregó.

La convergencia generará nuevos aparatos, nuevos contenidos y nuevos servicios. “Pero no serán los fabricantes ni los proveedores de contenidos quienes lleven el paso, sino las demandas de los consumidores”, concluyó.

Fuente: El Economista, con información de AFP 

Opinión