Televisa pagaría 1,600 mdd por Iusacell

Por Mundo Contact | 7 abril 2011 | Tecnología

De acuerdo con fuentes relacionadas a la operación, la probabilidad de que se autorice la operación es muy alta

Grupo Televisa, que preside Emilio Azcárraga, pagaría entre 1,300 y 1,600 millones de dólares por Iusacell, operadora de telefonía móvil propiedad de Ricardo Salinas Pliego.

Anoche se realizó una reunión del Consejo de Grupo Televisa para analizar si autoriza o no la compra de deuda de Iusacell.

De acuerdo con fuentes relacionadas a la operación, la probabilidad de que se autorice la operación es muy alta.

Por otra parte, según la versión del periódico estadounidense Wall Street Journal, la operación será por 1,600 millones de dólares.

Fuentes ligadas a la empresa revelaron que el monto de la operación de compra-venta todavía no se determina, pues una vez que lo apruebe el Consejo se entablarían negociaciones para las condiciones finales de la operación.

Iusacell no requiere mayores trámites para iniciar negociaciones, pues no es una empresa pública.

La operación estaría sujeta a la autorización de la Comisión Federal de Competencia y de las autoridades gubernamentales.

Directivos cercanos a las negociaciones dijeron: “El mercado mexicano de telecomunicaciones móviles y los usuarios de estos servicios se beneficiarán de manera importante del apoyo que Televisa aportaría a Iusacell, fundamentalmente porque este operador tendrá un alivio significativo para el servicio (pago) de los elevados pasivos que le han venido complicando su operación”.

Ello le permitirá a la empresa telefónica estar en condiciones de participar con mayor competitividad en el lanzamiento de ofertas atractivas para los usuarios.

De acuerdo con las mismas fuentes, Iusacell se ha visto sometida a una presión financiera que le ha impedido competir de una manera eficaz. Mientras que para Televisa, la compra de Iusacell es la única alternativa para entrar al mercado de la telefonía móvil.

Televisa ha intentado entrar al negocio de la telefonía móvil desde el 2008, pero por una u otra razón no se ha concretado. La frustrada alianza con Nextel y Televisa fue el último caso de uno de los más serios y públicos intentos.

La licitación 21 sigue en litigio y precisamente por los pleitos legales fue que se vino abajo. Previamente Televisa negoció con Telefónica, pero no hubo acuerdo.

Por otra parte, el gobierno mexicano no ha anunciado nuevas licitaciones y lo más probable es que si hubiera alguna cercana, se realizaría el próximo sexenio.

En consecuencia, para Grupo Televisa, Iusacell es la única opción, aunque es uno de los operadores más pequeños que existen en el mercado.

Telcos, en pie de guerra

La actual guerra que se libra en el sector de las telecomunicaciones ha provocado el acercamiento entre los dos competidores más importantes en televisión abierta del país.

La confrontación entre Emilio Azcárraga, de Televisa, y Telmex-Telcel, de Carlos Slim, acercó al primero con Ricardo Salinas Pliego, que desde hace tiempo venía buscado -por su parte- la colocación de Iusacell.

Iusacell es un competidor que, en comparación con los mercados de telefonía móvil en una gran cantidad de países, puede considerarse pequeño; ya que la firma telefónica ostenta sólo 4% del mercado en términos de usuarios.

En México, la operación de la telefonía móvil registra una marcada concentración en dos operadores, Telcel y Telefónica. Entre ambos tienen 90% del mercado.

De una muestra, conformada por 50 países a los que Bank of America-Merrill Lynch da seguimiento periódico sobre el desempeño de sus respectivos mercados de telefonía móvil, destaca por mucho que México es el único país donde un solo operador -Telcel- concentra 70% del mercado.

Sólo en México -a diferencia de prácticamente todos los mercados de telecomunicaciones a nivel internacional- se da un nivel de concentración tan elevado.

Y sólo en México, una misma persona controla al operador fijo que ostenta la mayor concentración de ese mercado (90%) y también controla al operador móvil que ostenta la participación de mercado más elevada (70 por ciento).

Fuente: El Economista