Inicio Tecnología 2017 Televisión educativa, opción de contenidos para convergencia

Televisión educativa, opción de contenidos para convergencia

Inició en las telesecundarias; hoy llega también a universidades.

México cuenta con la segunda productora más grande de televisión educativa del mundo, luego de la BBC de Londres, así como con un importante reservorio de video digital.

La llegada de la era de los contenidos, derivada de la convergencia tecnológica, podría ser la plataforma de despegue de muchos medios que, mediante la coproducción, al lado de su plan de negocios integren al componente de beneficio social.

Se trata de la Dirección General de Televisión Educativa, cuyo director general, Jaime Tacher y Samarell, explicó que este organismo “no tiene nada que envidiar a nadie, dado que en 2001 iniciamos el proceso de modernización y renovación tecnológica y en la actualidad estamos a la vanguardia en cuanto a televisión digital y de alta definición”.

El objetivo central por el que nació la Dirección General de Televisión Educativa es atender a las telesecundarias y proporcionar capacitación remota al magisterio, mediante el sistema Edusat; tareas que se han ampliado con el tiempo y por lo que hoy también es uno de los nodos de Internet II más importantes. Es además el reservorio de material digital de todo el sector educativo, incluyendo a universidades del país.

La DGTVE utiliza transpondedores de los artefactos de Satélites Mexicanos (Satmex) y es en la actualidad el principal cliente de reserva del Estado.

Con el reciente lanzamiento del Satmex 6 y una serie de modificaciones derivadas de la estructura técnica de Satmex, las antenas de la DGTVE en la actualidad reciben ya la señal de ese nuevo artefacto.

Sin embargo, debido a que por ley se puede proporcionar reserva del Estado durante el primer año del Satmex 6, la DGTVE deberá reorientar 35 mil 833 antenas distribuidas a lo largo y ancho de todo el país.

Lo anterior implicará el lanzamiento de una convocatoria para licitar la reorientación de tales antenas hacia el satélite Solidaridad 2, lo cual implicará “una multimillonaria inversión que podría ser tirada a la basura”, dijo Jaime Tacher y Samarell.

Explicó que el Solidaridad II tiene dos años de vida útil, por lo que después de ese periodo sin duda será necesario hacer una nueva reorientación.

“Lo sensato sería permitir que en el Satmex 6 haya reserva del Estado y dejar que los recursos se puedan invertir en otros requerimientos; pese a que somos los usuarios más importantes de reserva del Estado, nadie nos consultó y quizá tuvieron razón al no hacerlo pues usamos el servicio de manera gratuita”, afirmó.

La responsabilidad central de la DGTVE es hacer llegar material a alrededor de 1.3 millones de estudiantes que no tienen acceso a otro tipo de educación, e incluyendo capacitación al magisterio y transmisiones para otros niveles educativos, incluyendo la licenciatura y el posgrado, la cifra aumenta a casi tres millones.

Sin embargo, como este organismo cuenta con tecnología de punta en medios electrónicos, con gran cantidad de material digital, pero no tiene un canal de televisión para salir al aire, son ya diversas las instituciones que creando sinergias con la DGTVE, como en el caso de la UNAM y de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (Canitec), y gobiernos de otros países, le han solicitado asesoría e incluso el desarrollo de sus sistemas de televisión educativa.

La retransmisión de los contenidos mediante las empresas de televisión por cable y de las 39 televisoras educativas y culturales del país permite llegar potencialmente a alrededor de 30 millones de mexicanos; aunque la capacidad de Edusat permite contar con cobertura continental y se espera que en breve se sume al esfuerzo la televisión de paga vía satélite. Lo anterior independientemente de sus transmisiones por Internet en tiempo real.

Fuente: El Financiero, José de Jesús Guadarrama H.
 

Opinión