Telmex mantiene dominancia en telefonía fija: CFC

Por Mundo Contact | 6 noviembre 2009 | Tecnología

La Comisión Federal de Competencia (CFC) confirmó que Telmex y su filial Telnor tienen poder sustancial en el servicio de terminación de llamadas en redes fijas de telefonía, lo que podría derivar en una regulación especial por parte de la Cofetel.

En un comunicado, el órgano antimonopolios señaló que esta resolución final no da lugar a sanciones, dado que se trata de una declaratoria sobre las condiciones de competencia en un mercado determinado con miras a una posible regulación, sin que se prejuzgue sobre la realización de prácticas monopólicas

Sin embargo, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) tiene la facultad de imponer obligaciones específicas en términos de precio, calidad u obligaciones de información a las empresas que resultaron dominantes, señala.

Asimismo, el pleno de la CFC resolvió que no existe información suficiente para determinar que son dominantes en sus respectivas redes las empresas Axtel en conjunto con su subsidiaria Avantel; Alestra, Maxcom, Protel I-Next, Marcatel Com, Grupo de Telecomunicaciones Mexicanas.

Además de Bestphone, Cablevisión, Televisión Internacional, TV Cable y Telecable de Chihuahua, Megacable Comunicaciones de México, Comercializadora de Redes Públicas de Telecomunicaciones, Operadoras de Sistemas de Televisión por Cable y Cable Net Internacional.

Así como TV Cable de León, Sistemas Interactivos de Telecomunicaciones, Tele Cable de la Laguna, Mega Cable y Telecable Centro Occidente; México Red de Telecomunicaciones, Tele Cable del Estado de México, Grupo Cable TV de San Luis Potosí y Tele Azteca.

En julio del 2008, la CFC emitió cuatro dictámenes preliminares sobre dominancia en originación de llamadas, tránsito local, arrendamiento mayorista de enlaces dedicados y terminación de llamadas, en donde consideró que todos los operadores de telefonía fija tenían poder sustancial dado que no existen otras alternativas para enlazarse con los usuarios de determinada red.

Fuente: El Economista, México