Inicio Tecnología 2017 Telmex, sin obligación legal de pagos para ofrecer TV

Telmex, sin obligación legal de pagos para ofrecer TV

La Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT) concluyó que no existe ninguna disposición legal o administrativa que obligue a Telmex a pagar al gobierno una contraprestación para poder ofrecer servicios de televisión.

Lo anterior, en respuesta a la Secretaría de Hacienda sobre su solicitud a la dependencia de comunicaciones de detener el Acuerdo de Convergencia si antes no se expiden los estudios y dictámenes económicos para definir los beneficios que deberá recibir el gobierno federal a cambio de suprimir ciertas prohibiciones contenidas en el título de concesión de Teléfonos de México. “Desde el punto de vista jurídico, la SCT podrá modificar las condiciones del
título de concesión de Telmex, siempre y cuando cuente con el acuerdo de la telefónica, y motive la necesidad de llevar a cabo la modificación”, dijo Pedro Cerisola, titular de la SCT en un documento que envió a la SHCP.

La SCT expone en el documento que tras analizar la Ley de Vías Generales de Comunicación y la Ley Federal de Telecomunicaciones, resolvió que “no se observa ni en los fundamentos o consideraciones expresadas por la SHCP, ni en los derechos y obligaciones adquiridos con motivo del proceso de desincorporación de Telmex, la existencia de alguna disposición legal que motive el derecho por parte del gobierno federal de recibir algún beneficio
económico especial”.

“En todo caso corresponderá a la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) proponer a la SCHP establecer la contraprestación correspondiente si jurídicamente ésta es procedente”, establece.

La polémica se desató pues a la entrada en vigor del Acuerdo de Convergencia, si la empresa de telefonía de Carlos Slim cumple con las condiciones de interconexión, interoperabilidad y portabilidad numérica tal y como lo solicitó
la Comisión Federal de Competencia (CFC) se le podrá modificar su titulo de concesión y dará servicios de triple play.

Fuente: El Economista, Claudia Juárez

Opinión