Inicio Tecnología 2017 TIC para la competitividad

TIC para la competitividad

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), por conducto de sus Fundación de Investigación, distribuyó en diciembre una nueva publicación bajo el título Tecnologías de información y comunicación (TIC) para la competitividad, en la que se recopila el trabajo de destacados profesionistas, quienes desde diversas perspectivas confirman la necesidad que existe en un mundo globalizado interdependiente -y en el que se registra un explosivo cambio tecnológico, basado en el conocimiento-, de la utilización de las TIC como elemento esencial para apuntalar la competitividad de las empresas, sean públicas o privadas.

Ciertamente, en el prólogo del trabajo se consigna “que las compañías y los países sólo pueden lograr una posición de ventaja competitiva para sus productos y servicios en la medida que entiendan y pongan en práctica los conceptos de estrategia y competitividad, apoyados en la utilización de las herramientas que proporcionan las TIC”.

No obstante, “ese posicionamiento debe estar fundamentado en la implantación de sistemas de información que permitan a las áreas de ingeniería administrativa y de operaciones, recopilar, almacenar y transmitir información que coadyuve a la mejor toma de decisiones”.

Cabe resaltar que las TIC favorecen la evaluación del desempeño de cualquier organización, sin importar su tamaño o giro de actividad.

En el trabajo de la Fundación se hace hincapié en que ante el constante cambio ya no es suficiente la flexibilidad en los procesos productivos, la mejoría en los sistemas de calidad, en el entorno de los negocios, en la conservación del medio ambiente y en la utilización de las TIC; ahora se tiene que ir más lejos, innovando continuamente, no sólo en referencia “a nuestra propia situación, sino a la de las demás personas, organizaciones y países con los que nos relacionamos y competimos en el mercado”.

En la investigación de la Fundación se plantean las principales dificultades y riesgos que enfrentan las empresas mexicanas con relación a su nivel de competitividad, destacando la significación de las Pymes en la generación de empleos y su contribución al PIB. En este sentido se indica que las Pymes comparten diversas características que inciden negativamente en su desempeño:

Dos tercios del total son de carácter familiar y generalmente no funcionan con parámetros institucionales, y operan con bajos niveles de capacitación del personal; al menos la mitad de este tipo de empresas no utilizan tecnologías de calidad o productividad, y más de 80 por ciento no cuentan con certificación; 65 por ciento carecen de mecanismos para conocer las preferencias de sus clientes.

Estas características, entre otras, ocasionan que las Pymes provean un menor valor agregado y tengan mayores costos, lo cual da por resultado que su funcionamiento sea deficiente. En este ámbito, las TIC pueden desarrollar en las Pymes habilidades que les den ventajas frente a sus competidores.

En el trabajo de la Fundación se comenta cómo seleccionar e implantar las TIC. Para tal propósito se señala que en primer término se debe considerar el factor humano y la etapa de transformación cultural. Asimismo se indica que es vital conocer, en diferentes niveles de detalle, la operación de las organizaciones, “idealmente bajo una visión de procesos” para lograr sinergias, eficiencia e importantes ahorros.

A la vez se precisa seleccionar “al mejor proveedor y los factores asociados a esta decisión que puedan hacer el proyecto un éxito o un fracaso”. Se recomienda que las áreas de las TIC de las empresas se involucren a fondo en el negocio, en sus estrategias y planes de futuro; de ahí que se comenta como referencia un compendio de mejores prácticas fundamentadas en procesos que las organizaciones pueden utilizar “para cuantitativamente planear, desarrollar, entregar, manejar y apoyar la calidad de los servicios de las TIC”.

Sin duda alguna el trabajo de la Fundación constituye un marco importante de referencia en la mejoría de la competitividad que México precisa, pero al mismo tiempo cabe preguntarse: ¿las TIC pueden superar el rezago de competitividad que experimenta México con relación a la existencia de un sistema económico plagado de monopolios, oligopolios, monopsonios, organizaciones sindicales y partidos políticos, principalmente? Asimismo, ¿cómo es factible elevar la competitividad vía las TIC que demandan innovación tecnológica, si el gasto científico del país ha declinado sistemáticamente en la última década y se observan marcadas deficiencias en materia educativa? Por el contrario, las TIC se vinculan a un desarrollo educativo de excelencia.

Fuente: El Financiero, León Opalín, México 

Opinión