“Triple play” enfrenta a Telmex y Telefónica

Por Mundo Contact | 24 abril 2008 | Tecnología

Continúa la disputa por ofrecer el servicio que unifica teléfono, Internet y televisión de paga, y en el que aumenta el tono de la crítica entre Telmex y Francisco Gil, de Telefónica, quien afirma que la baja penetración de Internet en México se debe a los altos costos que Telmex impone a sus competidores en la interconexión

La industria mexicana de telecomunicaciones es objeto de una fuerte polémica por el “triple Play”, servicio que unifica el teléfono, internet y televisión paga, en la que están involucrados pesos pesados como Telmex del magnate Carlos Slim y la española Telefónica.

Telmex “es un monopolio con sentido del humor” al decir que tiene competidores, dijo irónicamente el miércoles el presidente de la española Telefónica en México, Francisco Gil Diaz, al participar en un foro de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable.

Gil, quien hasta finales de 2006 fue ministro de Hacienda en México, criticó la baja penetración de internet que hay en el país, sólo por encima de Panamá y Surinam, y atribuyó esta deficiencia a los altos costos que impone Telmex a sus competidores para interconectarse.

Teléfonos de México (Telmex), privatizada en 1990, es la propietaria de la única red local de telefonía que existe en la mitad de las 397 áreas del territorio mexicano y la competencia tiene que utilizar su infraestructura para llegar a las casas de los consumidores de gran parte del país.

La empresa insignia del emporio de Slim, que acapara 63,1% del mercado de telefonía fija y 18,2% en móvil, resiste la embestida llamando a sus competidores, a través de un anuncio de televisión, a que la imiten e inviertan, señala, en las zonas más marginadas y poco rentables de México.

La falta de penetración de internet, por ejemplo, “se explica por costos de transporte, terminación y acceso exorbitantes”, afirmó Gil Díaz.

El ejecutivo de la española agregó que la empresa de Slim “ha honrado todas y cada una de las leyes” del monopolio al negar el servicio a sus competidores, demorarlo e interrumpirlo.

“Telmex ha interconectado a todas las empresas que compiten en todos los servicios que proporciona”, contestó la firma mexicana en un comunicado difundido el miércoles por la noche.

“Nunca ha interrumpido el servicio, aun cuando varias empresas no cumplieron con sus compromisos de pago”, añadió, al mencionar entre ellas a Pegazo, la predecesora de Telefónica.

En México operan interconectados con Telemex, 18 concesionarios de telefonía local, 14 operadores de larga distancia y 17 proveedores de televisión por cable que brindan telefonía e internet.

Telmex, que se prepara para incursionar en la televisión por cable, lamentó que en México no pueda haber convergencia plena porque “se le niega participar en ese mercado”.

La compañía de Slim, el segundo hombre más rico del mundo, está a la espera de que su título de concesión sea modificado para participar en el mercado de convergencia de los tres medios de comunicación.

Telmex argumentó que desde 2000 no ha aumentado las tarifas de sus servicios, mientras que los proveedores de televisión por cable han aplicado aumentos sucesivos entre 2000 y 2007 con un pico de 24% en 2003, según esa empresa.

Telmex y su empresa de celulares América Móvil compite además con Telefónica en casi toda Latinoamérica, donde la firma española es más fuerte en los países sudamericanos.

A la polémica se sumó el también magnate de las telecomunicaciones Emilio Azcárraga, presidente de Televisa, quien el martes se quejó de que la autoridad regulatoria de la telecomunicaciones en México lo obligue a unificar los precios de sus contenidos vendidos a los propietarios de televisión por cable.

La molestia de Azcárraga obedece a que Cablevisión, empresa de televisión cerrada de su propiedad, no puede recibir un trato preferencial respecto a las otras empresas.

“Para que nosotros no pudiéramos vender a Cablevisión en un precio diferente a otros sistemas de televisión de cable que no fueran nuestros, la autoridad regulatoria puso ciertas condiciones donde estableció que debe haber un precio unificado para todos”, se quejó Azcárraga.

Fuente: El Economista, México