Uno de cada dos habitantes de países pobres tiene un celular

Por Mundo Contact | 7 febrero 2008 | Tecnología

El 13% posee Internet

Una de cada dos personas usa celular en los países en vías de desarrollo, pero el acceso a Internet aún está demorado.

Según el informe “Economía de la información”, que difundió ayer la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), en los últimos cinco años se triplicó la cantidad de celulares en las economías más pobres, impulsada por la baja de costos. Hoy la penetración llega al 54% y en el nivel mundial hay 200 millones de clientes.

Más cibernautas

Al igual que la telefonía móvil, la adopción de Internet creció en los países en vías de desarrollo, pero no a un ritmo tan acelerado. Según los técnicos de la Unctad, “el uso y la penetración de Internet siguen aumentando en todo el mundo, pero la mayoría de los usuarios se concentra en las economías ricas, que presentan los índices de penetración más altos. En 2002, la disponibilidad de Internet en los países desarrollados era diez veces mayor que en los países en desarrollo; en 2006 la cifra se redujo a seis”.

Hoy, aproximadamente el 13% de la población de naciones en vías de desarrollo accede a Internet y un 2% navega por banda ancha.

El informe de la Unctad destaca que tanto la tecnología móvil como Internet benefician a comerciantes y empresas de las economías más rezagadas y promueven el intercambio comercial. Según señala, “eliminan las fronteras nacionales en los negocios y las transacciones financieras conexas, y ofrecen buenas perspectivas para el progreso económico en los países pobres”.

Reformas pendientes

A pesar de las mejoras, los técnicos aún consideran que es necesario aplicar reformas que impulsen las transacciones móviles y online. Destacan en las conclusiones que “si se desea aprovechar las TIC (tecnologías de la información) para estimular el crecimiento económico es necesario establecer políticas gubernamentales que promuevan los sistemas de conocimiento nacionales y apoyen la competitividad económica”.

“Debería -subrayan- prestarse especial atención a la capacitación y la educación, ya que las economías nacionales obtienen cada vez más beneficios de la educación superior.”

Fuente: La Nación, Argentina