Urge una política de banda ancha: expertos

Por Mundo Contact | 12 septiembre 2007 | Web

Se podría ofrecer un estímulo fiscal que permita a las empresas realizar inversiones necesarias, sostienen

Es necesario que el gobierno federal aplique una política pública para impulsar la adopción de la banda ancha en el país, demandaron especialistas del sector de telecomunicaciones.

En estos lineamientos deben establecerse incentivos a los operadores para llegar a zonas rurales o alejadas, como por ejemplo, estímulos fiscales, dijo Enrique Melrose, ex comisionado de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).

“Es necesaria una política pública, una estrategia nacional para incrementar la cobertura de la banda ancha y mejorar los accesos, por lo que habría que ofrecer un estímulo fiscal que permita a las empresas realizar inversiones necesarias”, sostuvo.

De lo que se trata, dijo, es de que existan más competidores en el mercado de la provisión de banda ancha con el fin de mejorar las condiciones para la población y con precios más bajos.

Melrose detalló que estos estímulos fiscales se deberían otorgar a las empresas que conecten con mayor ancho de banda a escuelas y hospitales, por ejemplo.

El gobierno federal fijó la meta de llegar a 2012 con una penetración de accesos de banda ancha de 20 por cada 100 habitantes; sin embargo, hasta la fecha no ha informado cómo se pretende llegar a este objetivo y sólo ha señalado que el total de la inversión estaría a cargo de la iniciativa privada.

Actualmente el nivel de penetración de los servicios de banda ancha es de cuatro por cada 100 habitantes, por lo que México se coloca como segundo país con la penetración más baja entre las naciones que conforman la OCDE, y el primer lugar con los precios más altos en el servicio.

Para los especialistas, esta meta gubernamental es muy ambiciosa, sobre todo si se toma en cuenta que la mitad de los hogares en el país perciben un ingreso de cuatro salarios mínimos o menos, es decir, de 6 mil pesos mensuales para abajo, montos con los que difícilmente podrían adquirir una computadora y pagar la renta mensual por el servicio de banda ancha.

Alejandro Navarrete, director general del Centro de Investigación e Innovación en Telecomunicaciones (Cinit), dijo que otra de las opciones, además del estímulo fiscal, serían los subsidios, debidamente justificados.

Destacó que esta política debe atacar dos ángulos: aumentar la densidad de banda ancha donde ya existe este acceso a través de financiamientos más agresivos de computadoras y con una reducción en el precio de los servicios, y por otra parte, llevar estas conexiones a los lugares donde no existe la infraestructura.

“En algunas poblaciones no hay acceso de banda ancha y es ahí donde el gobierno debería dar facilidades para quien quiera construir la infraestructura; de lo contrario, nadie va a querer invertir porque resulta muy costoso”, sostuvo.

Por eso, dijo Navarrete, es fundamental que se defina una estrategia gubernamental para la adopción de la banda ancha en el país.

Fuente: El Universal, México