Inicio Web 2017 Venezuela abandona lista de países vigilados por su control de internet

Venezuela abandona lista de países vigilados por su control de internet

Reporteros Sin Fronteras constata que la legislación aprobada recientemente “no ha tenido por el momento efectos particularmente nefastos”

EFE

Venezuela abandonó la lista de Reporteros Sin Fronteras (RSF) de países bajo vigilancia por el control que someten a internet, mientras Cuba sigue siendo uno de los enemigos de la red, según el informe publicado hoy por esa organización con motivo de la jornada mundial contra la ‘cibercensura’.

La organización defensora de la libertad de prensa constató que “la legislación potencialmente liberticida” adoptada el año pasado en Venezuela y que motivó que el país fuera sometido a vigilancia, “no ha tenido por el momento efectos particularmente nefastos”, por lo que decidió sacarlo de esa lista.

En la misma permanecen Australia, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Eritrea, Francia, Malasia, Rusia, Sri Lanka, Tailandia, Túnez y Turquía y entran India y Kazajistán.

Cuba sigue siendo considerado por RSF como uno de los ‘enemigos de internet’, junto con Arabia Saudí, Birmania, Corea del Norte, Irán, Uzbekistán, Siria, Turkmenistán y Vietnam, además de Bahrein y Bielorrusia, que entran en esta nueva lista.

RSF aseguró que el régimen de La Habana continúa con su campaña de “diabolización de internet y de las redes sociales” y que sigue impidiendo el acceso de sus ciudadanos a la red, a la que tiene acceso menos de un 2 por ciento de la población.

Pese a todo, cada día son más los cubanos que “se saltan la censura” y acceden a internet, sobre todo para consultar las redes sociales.

Sabedor de ello, el régimen ha tratado de “ocupar el espacio” mediante el lanzamiento de su propia red social, accesible exclusivamente en la intranet cubana, independiente también del resto de la red.

RSF recordó que Cuba debe conectarse al internet mundial a través de un cable que le une con Venezuela, pero su instalación, anunciada para el verano pasado, todavía no está terminada.

La Habana quiere que esa nueva conexión esté reservada exclusivamente para un “uso social”, según la organización, que no cree que vaya a mejorar las condiciones de conexión de los cubanos a la red mundial.

Opinión