Inicio Tecnología 2017 Virus informáticos, “dolor de cabeza” de usuarios

Virus informáticos, “dolor de cabeza” de usuarios

De acuerdo a un estudio, los códigos maliciosos (18.7%), el temor a perder información (10.3%) y la invasión a la privacidad (9.3%) ocupan los primeros lugares en la escala de preocupaciones de usuarios mexicanos comunes y de quienes trabajan en áreas informáticas

Los códigos maliciosos y el temor a perder información ocupan los primeros lugares en la escala de preocupaciones de usuarios comunes y de quienes trabajan en áreas informáticas, informa la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti).

La institución expone de acuerdo con el estudio “Percepción sobre Seguridad en Informática México 2007”, el 18.7% de los entrevistados dijo que lo que más les preocupa respecto de la seguridad en informática, son los virus.

Seguido del temor a perder información con 10.3%, invasión a la privacidad 9.3 y el uso de comercio y banca electrónica 8.8 por ciento.

Sin embargo, la Canieti refiere que los usuarios están cada vez más conscientes del hecho de que la seguridad en informática está cada vez más ligada a elementos personales, y que el comprometer los datos privados, tanto de una empresa como de una persona, es un riesgo importante.

Para los usuarios, las medidas principales para enfrentar los retos de seguridad en informática siguen siendo antivirus, firewalls y medidas de identificación de usuarios, agrega.

Asimismo, detalla que según el estudio, elaborado en coordinación con la consultora Joint Future Systems, existe un alto grado de desconocimiento de las normas y regulaciones relacionadas con seguridad en informática, ya que 85.9 por ciento de los entrevistados y 68.3 de los que trabajan en áreas de informática, no pudieron mencionar ninguna de ellas.

Mientras que 10.1% pidió a los proveedores de tecnología contar con mejores productos, 7.5 mencionó que los precios sean más accesibles y 6.7% dijo que se requiere mayor honestidad y compromiso con los usuarios.

Fuente: El Economista, México

Opinión