Inicio Tecnología 2017 Visionaria crece a partir de la consultoría para Pymes

Visionaria crece a partir de la consultoría para Pymes

Una aceleradora de negocios ha encontrado en el mercado Pymes una manera de alentar la producción local de software.

Aunque el mercado de software ha venido creciendo a tasas de doble dígito en los últimos años, todavía son pocas las firmas mexicanas que han aprovechado esa dinámica, lo que se explica por el simple hecho de que muchos desarrolladores trabajan en lo individual o bien están en el segmento de pequeñas y medianas empresas (Pymes).

Sólo este año, según Select, el negocio de software crecerá entre 10 y 12 por ciento, es decir, tendrá una dinámica muy superior al promedio de la economía.

Pues bien, una empresa dedicada a la consultoría que ha apostado por el segmento Pymes es Visionaria, la que comanda Mauricio Santillán y a quien quizá recuerde al frente de una vicepresidencia en Microsoft Corporation.

La estrategia de Visionaria ha sido llevar a las Pymes las mejores prácticas en la gestión de negocios, y al cierre de 2006 consiguió apoyar a 130 firmas fabricantes de software para diversas aplicaciones.

Entre las compañías que han logrado crecer local e incluso en los mercados del exterior a partir de la consultoría de Visionaria, anote a Seguridata, que se ha convertido en todo un referente en las aplicaciones para la factura electrónica.

Visionaria también ha sido uno de los principales impulsores de Prosoft, el fondo que maneja la Secretaría de Economía de Eduardo Sojo Garza Aldape, que tiene como misión aglutinar los apoyos para desarrollar una industria de software local que aproveche la dinámica del mercado interno de TI, pero también la posibilidad de exportar a partir de las aceleradoras mexicanas que están en Estados Unidos, Canadá y España.

El caso es que luego de un trabajo sistemático que lleva al menos tres años, Visionaria consiguió en 2006 un crecimiento de 27 por ciento, a partir de cuajar metodologías de negocio probadas para el segmento Pymes.

Nos referimos a un sector de reciente desarrollo en México, pero con gran capacidad para cubrir necesidades específicas y de nicho en mercados semimaduros como los de Latinoamérica; y que han visto en nichos como las aplicaciones para gobierno y empresas privadas posibilidades de crecimiento sostenido.

Como sabe, la aceleración de negocios es un método para promover el crecimiento en organizaciones, en este caso en la parte de TI desde una oferta tecnológica de rápida maduración y que resultan altamente rentables por su capacidad de innovación.

Sobra decir que el escollo más importante de los fabricantes de software no sólo está en el financiamiento sino en tener un modelo de gestión que les permita funcionar como proveedores, ya sea para empresas más grandes o bien para el gobierno.

Otro aspecto toral es hallar talento, entiéndase conformar comunidades de ingenieros que combinen la innovación con la sistematización para crear software, y es ahí donde varias firmas se han apoyado en la metodología de Visionaria, que sólo el año pasado trabajó con cien empresas.

El balance logrado por Visionaria también considera que el modelo de aceleración de negocios tiene impacto positivo en la creación de empleos, ya que las Pymes que emprendieron el proceso de aceleración en 2005 contaban con cuatro mil 40 puestos de trabajo, y al cierre del programa en 2006 ya habían generado 407 nuevos empleos, es decir, presentaron un crecimiento del 10 por ciento en términos de recursos humanos.

Como le digo, Visionaria colabora con las políticas públicas a favor de la promoción de Pymes y desde 2005 ha conseguido que ese tipo de empresas se suban al tren de la innovación que encabezan firmas globales de la talla de Microsoft, Intel y Autodesk.

Y bueno, algunas de esas Pymes dedicadas a fabricar software han ganado licitaciones en organismos públicos como Pemex, que dirige Jesús Reyes Heroles González Garza; CFE, de Alfredo Elías Ayub; el IMSS, de Juan Molinar Horcasitas, y el ISSSTE, de Miguel Ángel Yunes Linares, así como en diversas secretarías de Estado y gobiernos estatales.

Otras firmas trabajan con grandes corporativos privados, además de la creciente oferta habitual de soluciones para empresas medianas y pequeñas de todos los sectores de la economía.

Como le digo, la idea es integrar a los desarrolladores de software a esas cadenas de valor y actividad económica, de forma tal que se constituyan ecosistemas que en el sector de TI reproducen un modelo único, dada la rapidez con que se mueve ese negocio y donde el siguiente objetivo que se ha fijado Visionaria es apoyar a mil empresas con énfasis en el sector servicios.

Fuente: El Financiero, Rogelio Varela, México 

Opinión