Web 1.0, Web Social, Web Semántica… Y ahora, ¿qué sigue?

Web 1.0, Web Social, Web Semántica… Y ahora, ¿qué sigue?

La Web semántica habilita el tránsito de una red de documentos a una de conceptos vinculados, que permite a las máquinas ayudar en la interpretación y procesamiento de información

Por Mundo Contact | 6 julio 2015 | Actualidad, Articulos, Web

Se puede ubicar el origen del internet a finales de los años 70, como parte de un proyecto de investigación en redes de conmutación de paquetes dentro de un ámbito militar. Sin embargo, es hasta mediados de los noventa, con el nacimiento de la World Wide Web (www) junto con los primeros navegadores web (Mosaic y Netscape Navigator), cuando surge formalmente lo que conocemos como la Web 1.0, la cual, al ser de sólo lectura, no permitía que los usuarios interactuaran con el contenido de las páginas.

A la fecha, se han identificado formalmente dos versiones más de la Web:

La Web 2.0 o Web social. Estaba orientada a que las personas pudieran leer y escribir información en la red a través de foros, blogs, wikis, etc. Es en esta etapa donde surgen las redes sociales como Facebook, Twitter, entre otras, con el objeto de mejorar la experiencia del usuario al compartir información.

La Web social propició la creación de una enorme cantidad de información publicada por los usuarios, sin embargo, esto ocasionó que encontrar información fuera una tarea cada vez más complicada, debido a que en esta etapa los sistemas de software tenían capacidades de procesamiento limitadas, y no ayudaban a responder preguntas concretas o descubrir conocimiento nuevo. En este contexto, surge la necesidad de evolucionar a la siguiente versión de la Web.

La Web 3.0 o Web semántica. De acuerdo con Tim Berners-Lee, padre de la Web, ‘una web semántica es una red de datos que pueden ser procesados directamente o indirectamente por máquinas’. Es además, ‘una web extendida que permitirá a humanos y máquinas trabajar en cooperación mutua’.

La idea principal de la Web semántica es poder transitar de una red de documentos a una de conceptos vinculados, que permitan a las máquinas ayudarnos en la interpretación y  procesamiento de información. Muchos de los esfuerzos actuales están orientados en la transición de la Web social a la Web semántica. Prueba de ello son los siguientes ejemplos:

  • Schema.org. Intenta crear un vocabulario común el cual ya es utilizado por Yahoo, Bing y Google. Éste permite a los buscadores clasificar cada recurso de información descrito en páginas web para poder obtener búsquedas más precisas.
  • Facebook Open Graph Protocol. Pretende crear un grafo global gigante donde prácticamente cualquier objeto puede formar parte del ecosistema de Facebook (y estar por lo tanto ligado con otros millones de objetos). De esta forma, Facebook tiene ahora la capacidad de buscar no sólo personas, sino cualquier objeto que forme parte del ecosistema.
  • IBM Watson. Es una especie de sistema experto de última generación que puede responder cualquier pregunta que hable sobre un tema que haya sido dicho o escrito antes por alguna persona.
  • Wolfram Alpha. Es un sistema de búsquedas avanzadas que tiene una enorme base de conocimientos que le permite responder una gran cantidad de preguntas (factuales y naturales) de prácticamente cualquier temática, e incluso responder a elaboradas preguntas matemáticas.
  • Google Knowledge Graph. Permite incorporar semántica a las búsquedas de Google. Con este grafo, Google no sólo indexa una lista de documentos, sino de hechos, puntos de interés, eventos, personas, empresas, etc. De esta forma, los resultados de una consulta pueden ser enriquecidos por los objetos a los cuales está conectado el concepto buscado.

 

El concepto común que une a todos estos productos es la semántica. En este sentido, todos estos enfoques intentan crear estructuras basadas en grafos para representar y vincular la información entre sí. A partir del concepto de vincular la Información, surge una de las tendencias principales de la Web semántica: Linked Data.

 

Datos Enlazados (Linked Data)

Linked Data puede ser visto como el corazón de la Web semántica. Es una propuesta para publicar datos estructurados en la Web de tal forma que éstos puedan ser conectados entre sí, y por lo tanto ser más útiles para el usuario.

Linked Data extiende las capacidades de la Web para ligar la información con otras fuentes de datos buscando crear una red mundial de datos enlazados, la cual pueda ser utilizada para realizar razonamientos y obtener conocimiento a partir de ellos. De esta forma, utilizando el concepto de Linked Data, una aplicación puede extender su funcionalidad utilizando recursos externos que tengan más información sobre un concepto dado. En el 2011 existían cerca de 31 billones de anotaciones semánticas y 504 millones de vínculos entre los datos. Algunos de los casos más notorios de sitios que exponen datos usando este modelo son: DBpedia, LinkedGeoData, el proyecto Bio2RDF y los múltiples portales de gobierno que publican la información gubernamental como datos enlazados.

 

red-web-internet¿Cuál es el siguiente paso en la evolución de la Web?

Tal como Alan Kay solía decir: “La mejor forma de predecir el futuro es inventarlo”.

Los expertos de la Web han planteado los siguientes escenarios en foros especializados:

 

Cerebro global de Web semántica

Investigadores de la Universidad de Zurich plantean que a medida que las redes humano-computadora crecen en escala, alcance y conectividad, será posible ver todas las computadoras y personas del planeta constituyendo un ‘Cerebro global de Web semántica’ interconectado a través del internet. Actualmente ya hay ejemplos iniciales de este concepto que se denomina inteligencia colectiva, en sistemas tales como Wikipedia, Marketocracy, Galaxy Zoo, Innocentive o Foldit.

 

Máquinas escribiendo la Web

Investigadores de la Universidad de Ghent proponen que la evolución natural es que las máquinas puedan escribir sobre la Web. Recordemos que la Web 1.0 estaba orientada al consumo (lectura) humano, la Web 2.0 estaba orientada a que las personas pudieran escribir sobre la Web, la Web 3.0 a que las máquinas puedan entender lo que está descrito en la Web, y por lo tanto, el siguiente paso es que las máquinas puedan colaborar en la creación y representación de conocimiento.

 

El internet de la cosas

Otra de las líneas asociadas de la Web semántica es la del internet de las cosas, cuya visión implica que los dispositivos que usamos comúnmente sean tratados como recursos en la Web, lo cual les permitiría publicar información directamente a la Red.

La idea principal es que todos los objetos que nos rodean puedan estar conectados a internet, recopilando y registrando información, lo cual abre un mundo nuevo de posibilidades. Los expertos comentan que la tendencia es que cualquier dispositivo electrónico que no esté conectado a internet tenderá a desaparecer. En este contexto, se prevé que para el 2020 se tendrán 50,000 millones de dispositivos conectados a internet.

Para poder demostrar la capacidad de crecimiento del concepto, imaginemos las múltiples posibilidades de aplicaciones que pueden darse si conectamos a internet los objetos que nos rodean, como nuestras playeras, zapatos, anteojos, cinturón, etc. En este sentido, las funcionalidades asociadas a esta conexión entre objetos pueden ser una gran oportunidad de innovación.

El internet moderno cumple ya tres décadas entre nosotros, sin embargo, lo más probable es que sólo hayamos explotado la punta del iceberg, así que debemos esperar aún grandes cambios en los próximos años.

Por Ing. Javier Solís González, Gerente de Nuevos Productos y Servicios de INFOTEC y Dr. Hugo Estrada Esquivel, Coordinador del Área de Investigación de INFOTEC.

1 Comment

  1. Más que web social, se le debería llamar web interactiva a la web 2.0, ya que el uso “social” es solemente una forma de aplicarlo, no la tecnología que la sustenta. Ese término se puso de moda pero es incorrecto.

    Y la que sigue, es la web predictiva, web 4.0. Ya la propuso hace unos años Tim Berners y se está trabajando en ella.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *