Wikipedia pierde su aura democratizadora en internet

Por Mundo Contact | 26 noviembre 2009 | Social Media

La enciclopedia en línea sufre un éxodo de colaboradores, impone reglas de edición más estrictas y se convierte en una organización más jerárquica

Wikipedia.org es el quinto sitio Web más popular del mundo, con alrededor de 325 millones de visitas mensuales. Pero cantidades sin precedentes de los millones de voluntarios en línea que lo escriben, editan y vigilan están abandonando esas tareas.

Eso podría tener repercusiones significativas para la clase de democratización que Wikipedia ayudó a desatar en Internet: el ascenso del amateur.

Los voluntarios que han abandonado el proyecto que se autodenomina “la enciclopedia gratuita que todos pueden editar” superan a los que se han sumado y las pérdidas netas se han acelerado. En los primeros tres meses de 2009, Wikipedia en inglés sufrió una pérdida neta de más de 49.000 editores, comparado con una pérdida neta de 4.900 editores durante el mismo período del año pasado, según el investigador español Felipe Ortega, quien analizó datos sobre los historiales de edición de los más de tres millones de contribuyentes activos de Wikipedia en 10 idiomas. La versión en español registró una pérdida neta de 4.253 editores en el primer trimestre, frente a un aumento neto de 437 editores en igual lapso del año previo. Wikipedia en portugués muestra un cuadro similar: una pérdida neta de 1.800 editores durante los tres primeros meses del año frente a una ganancia de 147 editores entre enero y marzo de 2008.

Ocho años después de que Wikipedia debutó con la meta de brindarle a todo el mundo acceso gratuito a “la suma de todo el conocimiento humano”, el declive en la participación de editores plantea interrogantes sobre su capacidad para continuar expandiendo su alcance y mejorar su precisión. Errores e inserciones deliberadas de información falsa por parte de vándalos han mermado su confiabilidad.

Ejecutivos de la Fundación Wikimedia, que financia y supervisa la empresa sin fines de lucro, reconocen el descenso, pero creen que pueden seguir construyendo una enciclopedia útil con un grupo más reducido de contribuyentes. “Necesitamos la gente suficiente para hacer el trabajo que se necesita”, afirma Sue Gardner, directora ejecutiva de la fundación. “Pero el propósito del proyecto no es la participación”.

Wikipedia sigue siendo enormemente popular entre los usuarios. La cantidad de visitantes creció 20% en los 12 meses que terminaron en septiembre, según los datos de comScore Media Metrix.

Quienes contribuyen a Wikipedia han estado debatiendo ampliamente cuáles son los motivos del declive del número de voluntarios. Una razón es que ya se han cubierto muchos temas. Otra es la gran cantidad de reglas que adoptó Wikipedia para ordenar su universo revoltoso, en especial para reducir las riñas entre contribuyentes sobre temas controvertidos y figuras polarizantes.

“Wikipedia se está convirtiendo en un ambiente más hostil”, dice Ortega, director de proyecto de Libresoft, un grupo de investigación en la Universidad Rey Juan Carlos, en Madrid. “Muchas personas se saturan cuando tienen que debatir sobre los contenidos de ciertos artículos una y otra vez”.

Más jerárquica

Los problemas de Wikipedia plantean interrogantes sobre la evolución de las fuentes multitudinarias, uno de los principios más preciados de la era de Internet. Las fuentes multitudinarias parten de la presunción de que al sumar las contribuciones independientes de multitudes de usuarios de la Web se desprende sabiduría. Ha sido promovido como una nueva y mejor forma para que grandes cantidades de individuos colaboren sin las reglas y jerarquías que imponen las organizaciones tradicionales.

En su proceso de maduración, no obstante, Wikipedia se está volviendo menos libre y más parecida a las instituciones que intentó reemplazar. Hoy, sus reglas abarcan cientos de páginas Web. Es cada vez más común que los nuevos usuarios que tratan de editar un texto sean informados de que violaron una regla sin querer y sus colaboraciones son borradas, según un estudio realizado por investigadores de Xerox Corp.

“Las personas suelen tener la idea de que la sabiduría de las masas es un polvo que se esparce sobre un sistema y ocurren cosas mágicas”, afirma Aniket Kittur, profesor asistente de interacción entre humanos y computadoras de la Universidad de Carnegie Mellon, quien ha estudiado Wikipedia y otros grandes proyectos de comunidades en línea. “Sin embargo, mientras más gente se aboca a solucionar un problema, más difícil será su coordinación. Hay demasiados cocineros en la cocina”.

Jimmy Wales, fundador de Wikipedia y presidente emérito de la junta directiva de la fundación, reconoce que la participación ha ido en descenso. Pero afirma que aún no tiene claro cuál debería ser el número adecuado de “Wikipedianos” voluntarios. “Si la gente cree que Wikipedia está completa”, señala, es decir, que con tres millones de artículos cuesta encontrar cosas nuevas, “eso es importante. Pero si la comunidad se ha vuelto más hostil hacia los nuevos editores, eso es… corregible”.

Wales insiste que su principal prioridad es mejorar la precisión de los artículos de Wikipedia. Busca, por ejemplo, agregar una nueva función que exige el visto bueno de los más altos editores de todas las contribuciones antes de que aparezcan en el sitio.

La idea es impedir la clase de vandalismo que hizo que Wikipedia anunciara en enero la muerte del senador estadounidense Edward Kennedy, meses antes de que ocurriera.

Wales, un ex corredor bursátil de Chicago, fundó Wikipedia en 2001 ante su frustración de que su intento de crear una enciclopedia en línea demorara más de la cuenta debido al lento proceso de edición y la dificultad para obtener opiniones de los expertos. Wales consideraba a Wikipedia como un proyecto secundario, un experimento radical con software que les permite a muchas personas editar la misma página Web. El término “wiki” viene de la palabra hawaiana que significa rápido.

El software de colaboración fomentó una forma única de gobierno en línea. Uno de los principios de Wikipedia es que las decisiones deberían tomarse por consenso. Una de las pocas reglas inquebrantables es que los artículos deben escribirse desde un punto de vista neutral. Otra es que cualquier persona puede editar la mayoría de los artículos. Una política sirve de corolario: “Ignorar todas las reglas”.

La Fundación Wikimedia tiene 34 empleados, la mayoría en San Francisco, para manejar las computadoras del sitio, guiar su planificación y servir de rostro público. En el año fiscal que terminó en junio, reportó gastos por US$5,6 millones. La entidad se financia principalmente a través de donaciones. Este mes, lanzó una campaña para recaudar US$7,5 millones de los usuarios.

La popularidad de Wikipedia tensó su cultura de construir consensos hasta un punto límite. Wikipedia ahora es un blanco constante para vándalos que pintan el sitio con grafiti virtual-desde opiniones políticas presentadas como hechos hasta chistes sobre sus amigos- y por quienes envían correo basura e intentan insertar mensajes de marketing dentro de los artículos.

En 2005, el periodista John Seingenthaler Sr. escribió sobre su propia biografía en Wikipedia, que lo acusaba de un asesinato de forma injusta. Las repercusiones negativas que siguieron fueron un llamado de atención. Los Wikipedianos comenzaron a vigilar el sitio con mayor celo y a bloquear ediciones sospechosas, según Andrew Lih, profesor de la Universidad del Sur de California y un contribuyente regular de Wikipedia.

Eso ayudó a transformar el sitio en una sociedad más jerárquica donde los voluntarios tenían que someterse a una gran cantidad de reglas nuevas. En 2008, Wikipedia borró una de cada cuatro contribuciones de editores poco frecuentes, un marcado aumento frente a una de cada 10 de 2005, según datos compilados por el investigador Ed Chi, del Centro de Investigación de Xerox.

La Fundación Wikimedia afirma que si bien trata de incrementar la participación de los contribuyentes, no es su principal objetivo.

Gardner afirma que aumentar la diversidad de los contribuyentes es su meta principal. Una encuesta de la fundación realizada el año pasado determinó que la edad promedio de un editor es de 26,8 años y que 87% de ellos son hombres.

Fuente: The Wall Street Journal