Inicio Tecnología 2017 WiMAX en tierra mexicana: la batalla está en el aire

WiMAX en tierra mexicana: la batalla está en el aire

CHICAGO.— Las redes WiMAX (conexión inalámbrica semejante a WiFi, pero con un alcance de hasta 30 kilómetros), son una realidad en Estados Unidos. WiMax fue recientemente incorporada al conjunto de normas IMT-2000 de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, donde está la red 3G, lo cual significa que WiMax podrá llegar a más gente a un costo más bajo y agregar otros servicios, como el de telefonía IP.

Impulsada por firmas como Intel, que entre sus planes se encuentra integrar el chip de recepción WiMax/WiFi a sus procesadores a partir de finales de 2008 (mientras tanto, podrán adquirirse dispositivos por separado que se conectan vía USB) y con el apoyo de Motorola y Samsung, ente otros, WiMax promete ser la gran revolución inalámbrica.

En México, los planes al respecto dependen principalmente del uso y las concesiones de banda que otorgue el gobierno, ya que WiMax trabaja a 3.5 GHz. Para el ingeniero Reynaldo González Bustamante, director general de Ingeniería y Administración del Espectro de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), quien recientemente participó en el evento WiMax World, el punto esencial es definir los parámetros y usos de este espacio, acorde con las regulaciones existentes.

Según la Ley Federal de Telecomunicaciones, la asignación de una señal para uso comercial o privado debe obtenerse mediante subasta. En 1998 tres empresas (Axtel, Telmex y Unefon) adquirieron derechos sobre la mayor parte de la señal que anda entre los 3.4 a los 3.6 GHz, el rango óptimo para WiMax (Unefon vendió posteriormente su parte a Nextel, y el gobierno de México podría ampliar el rango a 3.7 GHz). Esto deja poco espacio en este segmento, ya que sólo quedarían libres algunos espectros que van de los 2mil 400 a 2 mil 483 MHz y de 5150 al 5350 MHz, no idóneos para esta red inalámbrica. La banda de 2.3 GHz es usada por el gobierno, mientras que los 2.5 GHz están asignados a la televisión de pago por evento.

En México quedan muchos aspectos en materia de regulación para que las redes WiMax sean una realidad. Las batallas se librarán en el cielo.

Fuente: El Universal, México 

Opinión