Inicio Tecnología 2017 WiMAX le dará batalla a Wi-Fi, y con ello a Intel

WiMAX le dará batalla a Wi-Fi, y con ello a Intel

Su objetivo es convertirse en un estándar a nivel mundial, no sólo en EU

Grandes cantidades de dinero están siendo repentinamente invertidas por operadores inalámbricos en una tecnología poco conocida llamada WiMAX.

Sprint Nextel gastará mil millones de dólares (mdd) este año y de 1.5 a 2 mil mdd en 2008 para la construcción de una red móvil de banda ancha 4G (cuarta generación) por todo Estados Unidos basada en WiMAX (interoperabilidad mundial por acceso de microondas, por sus siglas en inglés).

El mes pasado, Clearwire rompió el récord para una inversión de capital de riesgo en Estados Unidos, al recibir 900 mdd para el despliegue de WiMAX.

Asimismo, la banda ancha móvil representa una batalla de alto riesgo entre Intel, el principal fabricante de procesadores de computadora del mundo, y Qualcomm, la compañía de semiconductores que obtiene grandes regalías por sus patentes sobre tecnologías 3G como W-CDMA.

Intel Capital aportó 600 de los 900 mdd de inversión en Clearwire, en lo que representa la inversión más grande de la historia de la filial de capital de riesgo de la empresa.

El objetivo es que WiMAX se convierta en un estándar a nivel mundial similar a Wi-Fi, la tecnología inalámbrica que ha impulsado el éxito de sus procesadores Centrino en computadoras portátiles.

“Intel quiere colocar chips de WiMAX en las portátiles y sólo valdría la pena si tiene una red a la cual conectarla; ahí es donde entra Clearwire”, indicó Alan Menezes, titular de marketing en Wavion, compañía cuya tecnología ayuda a que la cobertura Wi-Fi se extienda por zonas metropolitanas.

“Intel realmente quiere impulsar esto”, señaló Frank Hanzlik, director administrativo del organismo sectorial Wi-Fi Alliance.

“El tamaño de la inversión da una idea del capital intensivo que se necesita. Tiene que desplegarse toda una red y ecosistema; la industria de la telefonía celular se ha tardado 20 años en desarrollar esa infraestructura”, dijo.

Los retos que ello implica para Intel son de una dimensión distinta a los presentados por Wi-Fi, que ha utilizado espectro sin licencia y no requería ser adoptado por operadores ni la construcción de redes nacionales.

WiMAX es el eslabón perdido del Wi-Fi. Aunque ciudades como San Francisco están construyendo redes metropolitanas de Wi-Fi, la tecnología sigue sin brindar la cobertura y movilidad de las redes de telefonía celular. La nueva tecnología WiMAX promete rangos de hasta 50 kilómetros y tasas de transferencia de datos de hasta 70 megabits por segundo, es decir, mucho más ancho de banda que 3G, donde las velocidades promedian alrededor de un megabit.

Sprint Nextel cuenta con las licencias para desplegarla: posesiones en el espectro de 2.5 GHz que cubren 85% de los hogares en los 100 principales mercados estadounidenses, más que cualquier operador inalámbrico individual en una sola banda del espectro.

No obstante, su apresurada adopción de la 4G no está siendo repetida por ningún otro operador estadounidense, que quieren sacar provecho de su costosa infraestructura 3G.

Qualcomm también podría beneficiarse más si esta posición prevalece, pues al parecer ha sido superado en WiMAX por Intel.

La empresa ha presionado en favor de un estándar de 4G conocido como 802.20, basado en tecnología conocida como acceso múltiple por división de frecuencia (OFDMA).

WiMAX también se basa en el OFDMA, y la versión móvil de éste, 802.16e, ha recibido la aprobación del comité de estándares del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, Qualcomm ha acusado a Intel de lograr que el 802.20 sea bloqueado al persuadir al IEEE de suspender las actividades de un grupo de trabajo en ese estándar.

La tecnología de Qualcomm fue rechazada por Sprint Nextel, que favoreció a cambio la de Intel, pero podría encontrar apoyo en una industria móvil que se ha vuelto dependiente de su estándar CDMA (acceso múltiple por división de códigos) en los teléfonos de segunda y tercera generación.

Empero, también enfrenta cierto resentimiento debido que las regalías que cobra son consideradas excesivas.

“Hay una ligera corriente subterránea dentro de la industria celular en contra de Qualcomm”, indicó Jagdish Rebello, analista principal de la firma de investigaciones iSuppli. “No quieren que un jugador controle el mercado (4G), así que hay apoyo para un estándar abierto y va a surgir una gran batalla entre Qualcomm e Intel”, añadió.

Aditya Kaul, analista senior de Juniper Research, indicó que es una batalla que podría ser ganada por Intel en el mundo en desarrollo.

“Los operadores de esa zona buscan lograr un gran avance de una sola vez; es una propuesta diferente en cuanto a valor en el mundo en desarrollo y eso la hará más exitosa allá”, afirmó.  

Fuente: El Universal, Chris Nuttall

Opinión