Inicio Tecnología. 2018, un año de automatización y digitalización para ABB

2018, un año de automatización y digitalización para ABB

De cara al 2019, ABB apuesta por un futuro en donde la automatización juegue un rol preponderante que impulse a la economía mexicana

Vicente Magaña, director general de ABB México
Vicente Magaña, director general de ABB México

Pese a la incertidumbre por la llegada del nuevo Gobierno en México, y la volatilidad en la economía global –que parece ser ‘el nuevo normal’–, ABB puede presumir un crecimiento a doble dígito en el país, asegura su director general para México, Vicente Magaña.

El directivo considera que la automatización es una de las mayores apuestas de las organizaciones, así como una propuesta de valor entre las industrias de recursos naturales y manufactura –principalmente–, además de sectores como utilities y energía.

 

2018, un año de innovación en infraestructura

Durante un encuentro con medios, Magaña destacó los proyectos de infraestructura llevados a cabo durante 2018, como la modernización del Paseo de la Reforma con energía nueva y tecnología inteligente que se conecta directo a la red, con monitoreo constante.

Para dicho proyecto, ABB entregó ‘tecnología encapsulada’ que reporta cualquier eventualidad a la CFE, además de que permite visualizar posibles fallas y tener mayor monitoreo.

También son destacables los esfuerzos de digitalización en el sureste del país, ya que las soluciones entregadas por la firma sueco-suiza permiten saber si existen pérdidas de energía o si se requiere mantenimiento en las instalaciones, lo que se traduce en una mayor eficiencia y reducción de costos.

Las energías renovables son otra importante apuesta del Gobierno federal, y se espera que estas se vayan incorporando a la red paulatinamente, indica Magaña, y agrega que el sector de renovables también les ha dado ‘un gran crecimiento’, especialmente la conversión solar.

Magaña apunta que se va a promover el sureste de México por la escasez de energía, ya que ‘hay mucha energía eólica que se puede aprovechar, además de la solar’.

Por su parte, las industrias de minería y cemento también mostraron un desempeño positivo, con crecimiento a doble dígito, dentro de un proceso de digitalización. Tal es el caso de una cementera que busca capturar pymes para la cadena de suministro, con el apoyo de ABB a través de soluciones de automatización.

En cuanto al sector de alimentos y bebidas, Magaña considera que este ‘se transforma y digitaliza’, particularmente el de agricultura y el azucarero.

En México –opina el directivo– ‘se ve la tecnificación y automatización’, y como ejemplo, menciona a una papelera en Monterrey que lleva a cabo un proyecto de automatización y está incorporando ‘4.0 en sus procesos’.

En lo que toca a la industria del transporte, Magaña resalta que avanzan proyectos de ciudades inteligentes –como la nueva terminal de contenedores en el puerto de Veracruz, que lo posiciona como un puerto inteligente–, así como de movilidad sustentable.

Para este último, destaca el proyecto de instalación de cargadores ultra rápidos para autos eléctricos en los corredores a Puebla y Guadalajara, como parte de una licitación de CFE adjudicada a ABB.

Además, con el apoyo y patrocinio en la Fórmula E y la segunda generación de autos, ahora estos son capaces de terminar la carrera sin necesidad de sustituirlos.

 

Hacia el futuro

‘Vemos una transformación importante con tecnologías exponenciales en generación y almacenamiento de energía, además de la convergencia en electrificación de las cosas, con movilidad sustentable y prosumers‘, dice Magaña.

Para 2022, se calcula que 70 millones de trabajos serán digitalizados, impactando directamente a trabajadores y profesionistas. ‘Veremos una convergencia de tecnologías digitales que impactarán en el proceso completo de la cadena’.

‘México tiene varias industrias listas para 4.0, las tecnologías exponenciales son más eficientes y fáciles de incorporar y ahí está la oportunidad para la automatización, junto con el gobierno, academia y sector industrial y privado’, asegura Magaña.

En cuanto al avance en robotización, el directivo pone como ejemplo a Corea del Sur, país que ya incorpora 88 robots por cada 100 trabajadores, mientras que en México son solo 7 robots por cada empleado. ‘Seguiremos trabajando en ese sentido’, asevera.

Los procesos repetitivos de poco valor agregado se empiezan a automatizar, para dejar que las personas concentren sus esfuerzos en otras tareas, sobre todo en creatividad e innovación.

‘Para 2022, se deben generar 120 millones de nuevos trabajos globales; eso requerirá de nuevas habilidades. En México, apostamos en San Luis Potosí con talento que aporte mayor capacidad de manufactura y exportación’, concluye Magaña.

Opinión