Inicio Tecnología. Amazon inunda Washington con una poderosa maquinaria de influencia

Amazon inunda Washington con una poderosa maquinaria de influencia

Amazon presiona a más entidades gubernamentales que cualquier otra empresa de tecnología

Amazon
Amazon

Amazon presionó a más entidades gubernamentales que cualquier otra empresa de tecnología en 2018 y ejerce su influencia sobre más que cualquiera de sus colegas tecnológicos, excepto Google, de Alphabet.

La compañía está creando nuevos grupos y enviándolos a los altos ejecutivos del gobierno para atraer a los agentes de la ley antimonopolio y está atrayendo personal de alto rango de las agencias gubernamentales y oficinas del Congreso.

El año pasado, Amazon gastó 14.2 millones de dólares en cabildeo, un récord para la compañía, por encima de su marca anterior de 12.8 millones de dólares en 2017.

Los 77 millones que las nueve compañías tecnológicas gastaron en 2018 para presionar a Washington, parece minúsculo frente a los 280 millones gastados por las compañías farmacéuticas y de productos para el cuidado de la salud. Sin embargo, la tecnología ha superado los 64 millones que gastaron los bancos comerciales.

Solo los 21 millones que Google gastó en cabildeo superan el total de Amazon. Desde 2012, Amazon ha aumentado el gasto en más de 460%, mucho más rápido que sus rivales.

El gigante del comercio electrónico también está mostrando un nuevo nivel de asertividad en la promoción de sus intereses corporativos, aunque en gran medida fuera del ojo público.

Los recientes embrollos de alto perfil de la compañía, que incluyen el abrupto acuerdo para una sede en la ciudad de Nueva York y las acusaciones de chantaje del fundador y director ejecutivo Jeff Bezos, desmiente el alcance y la sofisticación de la empresa.

Jay Carney, el secretario de prensa del presidente Barack Obama y ahora vicepresidente de asuntos corporativos globales de Amazon, supervisa la oficina de políticas de Washinton, cuya lista de cabilderos internos se disparó de 11 a 28 entre 2015 y 2018. Eso no incluye las 13 empresas de cabildeo externas que Amazon emplea.

‘Se dieron cuenta de que se están volviendo muy grandes’, dice Frank Pasquale, profesor de derecho de la Universidad de Maryland, sobre la capacidad de cabildeo de Amazon. ‘Están aplastando a tantos jugadores pequeños, están reconociendo que habrá una reacción política’.

Una de las prioridades de Amazon es persuadir a las agencias federales de alquilar los vastos servicios de computación en la nube que la firma ofrece, en lugar de mantener los suyos.

La compañía también quería impulsar un portal de comercio electrónico planificado para todo el gobierno en sus compras oficiales, desde muebles de oficina hasta el clips, un mercado de 50,000 millones de dólares.

Los proveedores de computadoras y software, sin mencionar a los minoristas que pueden perder negocios, han comenzado a disgustarse de la capacidad de Amazon para superarlos en Washington.

El año pasado, los rivales Microsoft, IBM y Oracle emprendieron una campaña, a veces con la ayuda de grupos comerciales, para destituir a Amazon como el principal candidato de un contrato de nube del Pentágono de 10,000 millones de dólares, que se suponía que se adjudicaría en abril.

Amazon recibió un duro golpe en febrero cuando surgió una nueva concepción de conflicto de intereses entre Amazon y un ex empleado del Pentágono en el curso de una demanda federal presentada por Oracle, que quiere evitar que el Pentágono otorgue el contrato de nube a un solo proveedor.

El presunto conflicto obligó al Departamento de Defensa a retrasar la adjudicación y posiblemente incluso reiniciar el proceso de licitación.

Si bien han sido personalmente vergonzosos para Bezos la amenaza de publicar fotos íntimas, y el escándalo y los abusos de Trump, no han hecho ningún daño real a Amazon. Sin embargo una nueva generación de reguladores y legisladores en Washington podrían. Algunos reflexionan abiertamente si el gigante del comercio electrónico es demasiado grande y demasiado poderoso.

‘Amazon ocupa un lugar destacado en los debates modernos sobre la ley antimonopolio de Estados Unidos’, dice William Kovacic, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad George Washington.

‘En los artículos académicos, a menudo se presentan como un ejemplo de cómo la política antimonopolio de los Estados Unidos tiene que ser más agresiva’.

Opinión