Inicio Tecnología. Argentina sube en el ranking tecnológico

Argentina sube en el ranking tecnológico

Supera a México, Colombia y Perú y queda 3° en América latina, detrás de Brasil y Chile

Argentina subió 5 posiciones, al puesto 41, en el ranking de competitividad de la industria de tecnologías de la información (IT), que elabora la Unidad de Inteligencia de The Economist con el auspicio de Business Software Alliance (BSA). Las mejoras en recursos humanos, legislación e inversión en investigación y desarrollo impulsaron el ascenso.

Sin embargo, podría retroceder escalones en la medición de 2010 por la ley de impuestos internos a los electrónicos, el estancamiento en el tendido de fibra óptica y la escasa implementación de las normas.

El índice de competitividad compara el potencial de 66 naciones como incubadoras y promotoras de empresas de IT. Argentina, con un promedio de 36,5 puntos sobre 100, se ubicó en el 3er puesto de América latina. Superó a México, Colombia y Perú, pero se mantuvo detrás de Brasil, Chile y Canadá. El 1er puesto en el mundo fue para Estados Unidos, seguido de Finlandia, y el último lugar lo ocupó Irán.

Los programas de capacitación públicos y privados contribuyeron a elevar el subíndice de recursos humanos. “Hoy egresan 3000 estudiantes técnicos y hay vacantes para 30.000. Se nota la capacitación que hicieron las empresas. También aparecieron programas desde el Estado, impulsados por el Fonsoft”, explicó María de Monserrat Guitart Piguillem, representante legal de BSA.

Otro factor que ayudó al mejor posicionamiento fue la sanción de la ley de delitos informáticos, que impulsó el subíndice de ámbito legal, y la ley de promoción de software, que prevé más recursos para la investigación y el desarrollo.

Variables en baja

A pesar de esas mejoras, otras variables importantes siguen en baja: ambiente de negocios e infraestructura. Según Monserrat, “persiste la inseguridad jurídica” y “el desarrollo de la banda ancha no es óptimo porque el tendido de fibra óptica se mantiene escaso y algunas redes de las telefónicas tienen más de 50 años”.

“Con ese marco, muchas empresas privilegiarán países más confiables, que protejan mejor los desarrollos y que tengan redes accesibles. Hoy nos eligen por el idioma y los salarios, que son competitivos, pero no podemos depender de eso. Necesitamos un mejor ambiente de negocios”, remarcó.

Apuntó además que en el subíndice ámbito legal “tenemos buenas leyes, como la de la firma digital, pero no las implementamos en toda su capacidad, con lo cual medimos bien, pero los resultados son dudosos”. El informe alertó que “los planes de estímulo pueden generar oportunidades, pero los requisitos para compras locales y otras medidas proteccionistas dañarán la competitividad”.

En cuanto al proyecto de ley que promueve impuestos internos para artículos electrónicos, Monserrat advirtió sobre las consecuencias: “Se encarecen los insumos, se desacelera la renovación de tecnología y se frena la innovación. Con sistemas viejos, las empresas no tienen lo último y muchos de sus desarrollos e investigaciones quedan truncos”.

Fuente: La Nación, Argentina

Opinión