Inicio Tecnología. Arrecia la guerra de telefonía por Internet; llegan Alestra y Marcatel

Arrecia la guerra de telefonía por Internet; llegan Alestra y Marcatel

Aunque algunos participantes en el mercado, incluido Teléfonos de México (Telmex), consideran que todavía no está suficientemente regulada la telefonía por Internet, en México ya arrancó. Al menos cuatro jugadores han lanzado sus ofertas para el mercado masivo, en una competencia por el nuevo mercado de servicios convergentes de banda ancha.

Rolando Zubirán, presidente y director general de Alestra, comentó que esta nueva generación de servicios dará la oportunidad de romper con la gran concentración del mercado que se ha mantenido en telefonía local e Internet, a pesar de que la apertura del sector se inició hace más de ocho años. Carlos Montemayor, director general de Marcatel, dijo que “la falta de desagregación del bucle local (como se le llama a la apertura de la red de Telmex para que terceros pueden enviar sus servicios mediante la misma) nos condujo a buscar opciones viables. “Unas de éstas son los servicios mediante protocolo de Internet”, entre los que se incluye la telefonía por la red de redes, apuntó. Alestra lanzó ayer al mercado su servicio Masternet, de Internet y telefonía IP de banda ancha, para lo cual concretó una alianza comercial con MVS. Avantel ya había hecho lo propio hace 20 días.

El primero en atacar el mercado fue el empresario Carlos Peralta, con IUSACom y su servicio VoxIP. Marcatel no se quedó atrás, pues ayer anunció que se encuentra lista para el lanzamiento de sus servicios sobre IP, lo que hará mediante la plataforma de la empresa estadounidense Sonus. Pero quizá fue el avance de la piratería de tráfico lo que de pronto despertó a las empresas establecidas en México, ya que firmas como Vonage (de EU) comenzaron a ofrecer el servicio de larga distancia por Internet sin contar con una concesión. Otras compañías extranjeras hicieron lo mismo, lo que provocó que la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) asegurara equipos e instalaciones. Según Carlos Montemayor, la telefonía IP no es ilegal, siempre y cuando la ofrezcan firmas que cuenten con la concesión en México, además de que ya no es sólo la transmisión de voz, sino de todo un paquete de servicios.

Entre algunas de las funcionalidades de los nuevos servicios de Alestra y MVS se encuentra la posibilidad de que cuando el usuario viaje tenga el mismo número telefónico y utilice su acceso de Internet de alta velocidad, con lo que puede emitir y recibir llamadas desde y hacia su número como si estuviera en su caso u oficina. MVS también tiene un acuerdo comercial con Avantel, en el servicio NetVoice. Rafael Aranda, director de comunicación y relaciones institucionales de Avantel, indicó que el contrato no obliga a MVS a tener exclusividad.

En este caso se trata del uso de las instalaciones de la última milla de MVS (último tramo del cableado, que conecta al usuario con el sistema). Masternet incluye acceso a Internet de banda ancha en forma continua; un número ilimitado de llamadas locales por una renta mensual desde 699 pesos más IVA, y una amplia cantidad de llamadas de larga distancia nacional e internacional e Internet desde 512 kilobites hasta 1.2 megabites por segundo por 849 pesos más IVA. La cobertura de Masternet aún es limitada. A ganar mercado Por su parte, Aranda reconoció que la oferta de Avantel es similar a la de Alestra, aunque precisó que “nosotros salimos primero al mercado”.

Destacó que la diferencia con VoxIP es que IUSACom no ofrece llamadas ilimitadas ni Internet de banda ancha. La empresa Marcatel Internacional, de Gustavo de la Garza, se ha visto limitada en el lanzamiento de sus servicios al no contar con interconexión por parte de Telmex para su subsidiaria local, Conexión 21. Sin embargo seleccionó el sistema Open Services Architecture (OSA), de la firma Sonus, para ofrecer servicios de voz sobre IP mediante su fibra óptica. Marcatel ofrecerá los servicios VoIP a empresas y operadores de cable en México. La primera fase del proyecto se iniciará en Monterrey, Nuevo León.

Fuente: EL FINANCERO, febrero 23, 2005

Opinión