Inicio Tecnología. AT&T y el iPhone, combinación explosiva en EU

AT&T y el iPhone, combinación explosiva en EU

Nueva York.- El operador telefónico ATT, cuya historia se remonta a los inicios del teléfono en 1878, se colocará a la cabeza del futuro de los teléfonos inteligentes gracias al iPhone, el innovador teléfono del grupo Apple y que será operado en exclusividad por ATT en Estados Unidos.

El iPhone, un teléfono totalmente recubierto de una pantalla táctil, que podrá navegar en internet y tendrá también las funciones de un reproductor de video iPod, saldrá al mercado en el correr de junio, tras recibir a mediados de mayo la luz verde de las autoridades estadounidenses.

Lanzado inicialmente en Estados Unidos, este teléfono GSM con diseño revolucionario costará 499 o 599 dólares según su capacidad de almacenamiento (4 a 8 GB), funcionará con el sistema operativo de Apple Mac OS X, integrará los motores de búsqueda Google y Yahoo!, y los mapas de Google Maps, recibirá todos los correos electrónicos y tendrá conexiones inalámbricas Bluetooth y wi-fi.

Pero solo podrá funcionar con un abono a ATT, que mantendrá su exclusividad en Estados Unidos durante cinco años, una eternidad para el sector.

Es una apuesta a futuro del operador, que está regresando el nombre histórico de ATT a su red de telefonía móvil Cingular, líder en Estados Unidos con 62 millones de abonados (27% del mercado) justo delante de sus rivales Verizon y Sprint.

Esta semana, sus aproximadamente 2,100 puntos de venta Cingular serán todos rebautizados con los colores de ATT, explicó un portavoz.

El nuevo nombre marca un regreso a las fuentes para el grupo, al que le llevó 20 años reconstruirse tras el desmantelamiento en 1984 de la entidad histórica creada por Graham Bell en una miríada de compañías, conocidas como las “Baby Bells”.

Fue finalmente una de ellas, SBC, la que compró poco a poco muchas “Baby Bells” y lo que quedaba de ATT, retomando el nombre en 2005.

ATT, ya el primer vendedor estadounidense de teléfonos inteligentes, espera vender “muchos” iPhones, pero no se fijó un objetivo preciso.

“Estoy feliz de tenerlo en nuestra bolsa”, declaró esta semana el presidente Stan Sigman al diario USA Today. “Los otros intentarán alcanzarnos, pero durante un tiempo, correrán detrás”.
Por lo pronto, el director general de Verizon, Denny Strigl, le prometió “una muy buena respuesta” al iPhone para fin de año.

El nuevo teléfono desembarcará en un mercado en explosión, uno de los más prometedores en los próximos años.

Solo 72 millones de teléfonos inteligentes, aparatos con múltiples funciones que navegan en internet y reciben correos electrónicos, fueron vendidos en 2006, apenas 7% de los 1.000 millones de teléfonos móviles vendidos en el mundo.

Pero alcanzarán 700 millones en el periodo 2006-2009, según el estudio Gartner.

Y en 2011, aproximadamente 1.000 millones de teléfonos inteligentes habrán sido vendidos, pronostica la empresa de asesoría IDC, cuando florecen los servicios para teléfonos móviles: televisión en el móvil, juegos en el móvil, geolocalización, internet móvil y… publicidad.

El iPhone llegará a Europa a fines de 2007 y a Asia en 2008. Bastante más caro que sus competidores, deberá hacerse un lugar en este sector dominado por el finlandés Nokia (50% del mercado), muy por delante de los Blackberry del canadiense Research in Motion (8.3%), Motorola (6,6%), Palm (5,5%) y Sony 5,1%, según la sociedad de estudios Canalys.

Apple indicó que espera lograr en 2008 un 1% del mercado de teléfonos celulares, lo que equivale a 10 millones de iPhone. El objetivo es de entrada superior a la venta de los Blackberry, 6 millones de ejemplares en 2006.

Según Bernstein Research, Apple podría vender 7 millones de aparatos en 2007 y 15 millones en 2008, pero corre el riesgo de comerse en parte a sus propios iPod (reproductores de música y video).

Y muchos consumidores esperarán que el precio baje, revela un sondeo de Harris Interactive realizado en abril: de 1.116 estadounidenses consultados, el 17% está interesado en la compra de un iPhone pero 40% de ellos esperará que baje el precio.

Fuente: El Economista, México 

Opinión