Inicio Tecnología. Banda ancha, radio e internet

Banda ancha, radio e internet

La próxima licitación de frecuencias para servicios de banda ancha anunciada por la SCT genera diversas reflexiones sobre sus posibles consecuencias en diversos ámbitos; uno de ellos es sobre el consumo de la radio en internet al combinarse el acceso cada vez más eficiente a la red y la disponibilidad de un mayor número de equipos de recepción inalámbricos

Los equipos independientes que permiten tener acceso a miles de emisoras de radio que transmiten por internet son una realidad desde el año 2000, pero en los últimos dos años han salido a la venta modelos con dos características fundamentales: su diseño es muy parecido al de cualquier receptor de radio y la recepción se lleva a cabo de manera inalámbrica, tal como ahora sucede con la radio tradicional.

El desarrollo de estos sistemas de audio (véanse, por ejemplo, las propuestas de las empresas Freecom en www.freecom.com y Terratec en entertainen.terratec.net) rompe con dos de las fortalezas que durante años tuvo la radio terrestre de AM y FM frente a la radio por internet: la movilidad y la portabilidad a través de diversos equipos que heredan las funciones y en general la imagen de los radios portátiles.

La posibilidad de acceder con equipos similares a las radios portátiles a las no menos de 5 mil emisoras de radio que transmiten por internet y a los cada vez más numerosos portales que ofrecen miles canales musicales de los más diversos géneros desde diferentes puntos del planeta, es una situación que modificará el mercado radiofónico en los próximos años, particularmente en las grandes ciudades.

Por ejemplo, en Estados Unidos, aún sin el desarrollo de los equipos mencionados, la radio por internet ya tenía a mediados de 2007 unos 72 millones de usuarios, lo que colocaba a ese servicio como el segundo de mayor importancia en el rubro de medios de audio, después de la radio de AM y FM, la cual tenía una audiencia de 283 millones de personas.

Para 2020, de acuerdo con una investigación realizada por Bridge Ratings (15 de agosto 2007), la radio por internet tendría unos 197 millones de usuarios, mientras que la radio de AM y FM conservaría el liderato, aunque con una diferencia menor, de poco más de 60 millones de usuarios, al estimarse que tendrá ese mismo año unos 259 millones de radioescuchas.

En México no se han dado a conocer estadísticas recientes sobre el consumo de la radio en internet, pero no dudo que habría resultados interesantes, sobre todo en las ciudades fronterizas, así como en el Distrito Federal, Monterrey y Guadalajara.

Lo que sí conocemos es el número de emisoras de AM y FM que retransmiten su señal en internet: 475 hasta la semana pasada, lo que significa 32% del total de radiodifusoras que operan en el país. La presencia de la radio abierta en internet es creciente si consideramos que dos años antes, en 2005, sólo 183 radiodifusoras transmitían también en internet.

WiMAX

El gobierno de Felipe Calderón se ha propuesto “aumentar la cobertura de banda ancha en todo el país” e “incrementar el número de usuarios de internet y de los demás servicios de comunicaciones”. La licitación anunciada por la SCT es congruente con esa meta. En banda ancha se pretende pasar de los 3.5 usuarios por cada 100 habitantes que existían en 2006 a 22 usuarios por cada 100 habitantes en 2012.

Con la banda ancha y la expansión de tecnologías como Wi-Max se puede tener acceso a sesiones de transmisión en tiempo real de multimedia (incluida, claro, la radio digital) y a muchos otros servicios, con la posibilidad de hacerlo de manera inalámbrica y aún desplazándose. Esta cualidad permite que la radio por internet pueda ser escuchada en un vehículo en movimiento o bien con un receptor portátil que se utiliza, por ejemplo, cuando se trota en un parque.

La banda ancha y el Wi-Max modifican nuestras percepciones sobre la radio. Y si bien es cierto que habrá radio analógica de AM y FM durante muchos años más, el crecimiento exponencial de la radio por internet es una tendencia que cambiará el modelo de negocios de la radio tradicional.

En septiembre, la ya referida empresa Bridge Ratings dio a conocer un estudio en el que se hacen estimaciones sobre el impacto de las tecnologías Wi-Max en el consumo de la radio por internet y de la radio convencional en vehículos en Estados Unidos. La conclusión es que si los fabricantes de automóviles introdujeran la tecnología de recepción de internet inalámbrico, al octavo año 23% del público estadounidense adoptaría la tecnología y la radio tradicional habría visto disminuir el tiempo de su escucha.

La radio por internet inalámbrica y portátil es una tecnología principalmente urbana. Su crecimiento dependerá del desarrollo de infraestructura, del costo de los equipos, del servicio y hasta de las condiciones económicas del país. Por ahora no hay mucho de qué preocuparse, pero si a esta tecnología sumamos el uso intenso del iPod y de otros reproductores digitales, de la radio directa por satélite, de la misma radio por internet (cuyo consumo se hace principalmente a través de computadora) y otras tecnologías, los radiodifusores sí tienen que ocuparse más para recuperar los públicos perdidos y los que perderán en los próximos años ante tal oferta tecnológica.

Fuente: El Universal, Gabriel Sosa, México 

Opinión