Inicio Tecnología. Brecha Digital en México y el mundo

Brecha Digital en México y el mundo

En economía, el estudio de cómo se difunden las nuevas tecnologías siempre ha sido un área empírica de intensa actividad.

Algunos eventos como la aceleración del crecimiento de la productividad en Estados Unidos desde 1995, aumentaron el interés en esta área dado que dicha aceleración parece haber estado conectada con mayores inversiones en las
tecnologías de la información y la comunicación (TIC’s).

Al respecto, existe una controversia acerca de los orígenes de la mejora de la productividad.

La mayor parte de la literatura atribuye dicha mejora a la introducción de las TIC’s, aunque algunos estudios importantes la asocian con el aumento del grado de competencia entre las empresas, fundamentalmente en las áreas de comercio al menudeo y al mayoreo, mismo que incentivó la adopción de mejores tecnológicas reductoras de costos.

Por otro lado, el interés de los economistas en las causas de la difusión global de las nuevas tecnologías ha sido catalizado por los argumentos de que ésta puede, tanto acelerar la difusión del conocimiento debido a la mejora en
la eficiencia de la comunicación, como permitir a los países en vías de desarrollo dejar de lado métodos tradicionales para incrementar la productividad, por el aumento del interés de los políticos en esta área.

Desde este punto de vista, buscar mecanismos que eliminen las diferencias marcadas en la penetración de las TIC’s entre los diferentes países en la actualidad, algunas veces denominada “brecha digital”, pueden plantear un
fuerte desafío a los diseñadores de políticas públicas.

Al respecto, aunque las diferencias internacionales en la difusión de la tecnología pueden tener efectos económicos sustanciales, la literatura empírica que aborda este problema no es abundante y los estudios disponibles solo habían
abarcado una cobertura restringida de países.

En un importante documento de trabajo titulado “The Determinantes of the Global Digital Divide”, Menzie Chinn y Robert Fairlie, identifican los determinantes de la disparidad de la penetración de Internet entre diferentes países,
examinando un panel de 161 países sobre el periodo 1999-2001.

La variable dependiente de su estudio es la proporción de usuarios de Internet. Las variables explicativas incluyeron variables económicas (ingreso per cápita, años de escolaridad, grado de apertura comercial), variables demográficas
(cociente de dependientes jóvenes, cociente de dependientes mayores, tasa de urbanización), variables de infraestructura (densidad telefónica, consumo de electricidad) y medidas de los precios de las telecomunicaciones y de la calidad regulatoria.

Sus resultados señalan que los diferenciales del ingreso per cápita son los más importantes factores de la brecha digital, pero que también existen otros causales relevantes como la infraestructura de telecomunicaciones (teledensidad fija), el acceso a la electricidad, el ambiente institucional (grado de eficacia regulatoria), además de la protección de los derechos de propiedad y características demográficas. Por lo anterior, se puede afirmar que en México el aumento de la inversión en infraestructura de telecomunicaciones y la mejoría de la calidad institucional regulatoria pueden contribuir a mitigar el diferencial de la penetración de Internet en México respecto a los países
desarrollados. Valdría la pena que los legisladores de la Comisión de Acceso Digital tomaran nota de esto.

Fuente: El Economista, Fernando Butler Silva, Presidente del Colegio Nacional de Economistas.  

Opinión