Inicio Tecnología. CFC autoriza compra de Avantel

CFC autoriza compra de Avantel

La Comisión Federal de Competencia (CFC) autorizó la concentración entre Axtel y Avantel, por no prever “efectos adversos al proceso de competencia y libre concurrencia”.

En su resolución, el organismo antimonopolios explicó que la concentración consiste en dos operaciones, es decir Axtel adquiere todos los activos de negocios y partes sociales representativas del capital social de Avantel.

Además, de que la holding suscribe Certificados de Participación Ordinarios (CPO) no amortizables representativos del capital social de Axtel.

Así, enfatizó, la CFC resolvió autorizar la transacción, “toda vez que en los mercados relevantes los índices de concentración resultantes se ubican dentro de los parámetros establecidos por la CFC”.

El pasado 26 de octubre, Axtel anunció que suscribió un acuerdo para adquirir al Grupo Avantel, en una operación por unos 500 millones de dólares.

Recalcó que los accionistas de Avantel recibirán un pago en efectivo por 310 millones de dólares, y Axtel asumirá 190 millones de dólares de deuda neta.

Asimismo, la corporación financiera Citigroup, accionista indirecto de control de Avantel, podrá adquirir una participación de hasta 10 por ciento en capital de Axtel, detalló.

La CFC explicó que Axtel es una sociedad mexicana dedicada a la instalación, operación y explotación de una red pública de telecomunicaciones para la prestación de servicios de telefonía inalámbrica fija, larga distancia nacional e internacional, Internet y otros.

Telecomunicaciones Holdings es una sociedad mexicana recientemente constituida, filial de Banamex.

Avantel es una sociedad mexicana concesionaria de redes públicas de telecomunicaciones que presta servicios de telefonía básica local, larga distancia nacional e internacional, radiolocalización móvil de personas (paging) y explota bandas de frecuencias del espectro radioeléctrico.

Avantel Infraestructura es una sociedad mexicana propietaria de la infraestructura utilizada por Avantel.

Fuente: El Economista 

Opinión