Inicio Tecnología. China pretende convertirse en un jugador de clase mundial en semiconductores

China pretende convertirse en un jugador de clase mundial en semiconductores

China está en búsqueda de inversión extranjera para su plan de convertirse en un jugador de clase mundial en semiconductores.

Con la idea de disminuir la dependencia abrumadora de tecnología extranjera, el gobierno chino estableció un fondo que tiene como objetivo llevar hasta 200,000 millones de yuanes (31.7 mil millones de dólares) para respaldar un espectro de empresas nacionales, desde diseñadores de procesadores hasta fabricantes de equipos. El fondo de Inversión Industrial Industry Fund captará ahora dinero extranjero, dijo el miércoles el supervisor de la industria tecnológica del país.

“La segunda fase del Fondo Nacional de IC sigue recaudando dinero. Damos la bienvenida a compañías extranjeras para que participen en el fondo”, Chen Yin, ingeniero general y portavoz del Ministerio de Industria y Tecnología de la Información dijo a periodistas en Beijing.

Los semiconductores se encuentran en el corazón de una disputa entre las dos más grandes economías del mundo, una disputa que está incrementando los aranceles, enfriando las inversiones chinas en compañías estadounidenses y obstaculizando el desarrollo de tecnologías de la quinta generación con la inteligencia artificial inalámbrica.

El gobierno de Estados Unidos incluso está revisando el posible uso de una ley de 1977, según la cual el presidente podría declarar una emergencia nacional, bloquear transacciones y apoderarse de activos.

Al poner Estados Unidos en la lista negra A ZTE durante siete años, solo le recordó a Beijing la necesidad urgente de reducir su dependencia de las tecnologías estadounidenses. La acción tomada ZTE ha galvanizado irónicamente el plan existente de China de desembolsar unos 150 mil millones de dólares en 10 años para alcanzar una posición de líder en diseño y fabricación de chips, una visión que ejecutivos y funcionarios Estados Unidos han advertido reiteradamente que podría dañar los intereses estadounidenses.

China está tratando de reducir la dependencia de los 200,000 millones de dólares en importaciones de semiconductores, casi el mismo monto que gasta en importación de petróleo. China compra el 59% de los chips vendidos en todo el mundo, pero los fabricantes en el país representan sólo 16.2% de los ingresos por ventas globales de la industria, según PwC LLP. Pero un mayor temor es que una industria de semiconductores débil podría socacavar la seguridad nacional y obstaculizar un sector tecnológico que ahora están floreciendo.

El primer fondo IC recaudó alrededor de 140,000 millones de yuanes para más de 20 compañías cotizadas, incluyendo ZTE y el fabricante de chips contratado Semiconductor Manufacturing International. Los inversores en el vehículo inicial eran principalmente gobiernos centrales y locales y empresas estatales.

“China tiene un vasto mercado de información electrónica y continuaremos tomando el camino de innovación y la cooperación internacional. Promoveremos avances más rápidos en tecnologías clave”, dijo Chen.

Opinión