Inicio Tecnología. China puede golpear a EU en tecnología

China puede golpear a EU en tecnología

Donald Trump aumentó los aranceles a productos chinos y ya se espera el golpe de regreso, teniendo a la tecnología como un sector especialmente vulnerable

El pasado martes, Estados Unidos dijo que impondrá un arancel del 10% sobre 200 mil millones de dólares de productos fabricados en China.

Esta cifra se suma a los 50 mil millones de dólares ya previstos anteriormente, lo que podría elevar los precios en casi la mitad de todo lo que Estados Unidos compra de China.

El presidente Xi Jinping ha prometido devolver el golpe.

Las importaciones de China desde Estados Unidos no son lo suficientemente grandes como para igualar las tarifas de Donald Trump dólar por dólar.

Pero China tiene otras palancas que podría usar, como imponer nuevos impuestos y regulaciones adicionales a las empresas estadounidenses, desacelerar las aprobaciones de acuerdos o alentar a los ciudadanos a boicotear productos.

De hecho, Qualcomm, el gigante de chips móviles con sede en San Diego, todavía está esperando la autorización final de China para la adquisición por más de 40 mil millones de dólares por NXP Semiconductors.

Combinando con los ingresos corporativos de Estados Unidos en China con las exportaciones al país, da a Estados Unidos un superávit comercial de 20 mil millones de dólares, según Deutsche Bank.

Las empresas estadounidenses que obtienen la mayor proporción de ventas en China están dominadas por fabricantes de chips y otros de productos electrónicos, según datos de Bloomberg.

De hecho, Apple, Nvidia y Broadcom obtienen más del 20% de sus ventas en China.

La presencia de Apple en China es muy relevante, ya que es uno de los mercados más importantes para la compañía. Tesla, por su parte, acaba de anunciar planes para construir una planta ensamblaje en China, pero aún necesita de aprobaciones y permisos.

La complejidad de las aprobaciones de adquisiciones transfronterizas políticamente infundidas es relativamente menor, en comparación con la complejidad de la cadena de suministro mundial de productos electrónicos, que vincula a China y Estados Unidos y que crea tensiones internas en ambos países.

Un procesador Intel, fabricado en Oregon o Arizona, a menudo se dirigirá a Chengdu, donde se empaqueta para la instalación final de una computadora.

Luego, un subcontratista chino puede ensamblar esa computadora para una empresa de Estados Unidos y enviarla a este país para su venta. No está claro qué partes de este proceso se verán afectadas por las tarifas de Estados Unidos.

Apple es el maestro de las cadenas mundiales de suministro de productos electrónicos. Si bien la compañía tiene su sede en EU, China podría haberse convertido en su mercado más importante.

De hecho, la gran mayoría de los productos de Apple fabricados en China generaron a la compañía alrededor del 20% de sus ingresos durante su año fiscal.

Desde que se lanzaron los iPhones con pantallas más grandes en China y las asociaciones de proveedores de servicios inalámbricos con China Mobile y otros,  ha prosperado allí.

La compañía ha configurado cada vez más su hardware y software para la región, en un nivel que va más allá de cualquier personalización para otros mercados.

También lanzó un iPhone dorado para atraer a los consumidores chinos, agregó soporte de pago móvil para algunos de los sistemas de tránsito del país y desarrolló funciones de mensajería que imitan las funciones populares de servicios locales como WeChat.

Apple también ha respetado las leyes locales acordando reubicar el almacenamiento de datos para sus servicios de iCloud a servidores afiliados al estado en China.

Tim Cook, director ejecutivo de Apple, también visita China regularmente para eventos públicos y privados.

Es poco probable que las tarifas de Trump perjudiquen inmediatamente a Apple, debido a su sede en Estados Unidos, pero los aranceles de represalia de China podrían apuntar a los dispositivos de consumo ensamblados en el país, aumentando las ya de por sí altas tarifas de los últimos iPhone, iPad y Apple Watch.

Opinión