Inicio Tecnología. Cofetel exige más facultades

Cofetel exige más facultades

Busca tener el poder para establecer sanciones directamente a los operadores

La Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) ha enviado por lo menos cinco textos al Congreso de la Unión en los que propone y expone la necesidad de modificar el marco regulatorio y, con ello, dar más facultades de sanción a la Comisión.

Recientemente, el órgano regulador de las telecomunicaciones hizo un nuevo llamado a los legisladores para revisar las atribuciones de la Cofetel, “en aras de dotarla de facultades suficientes para sancionar de manera directa, suficiente, eficiente y expedita a los operadores que incumplan los estándares de calidad (de los servicios) frente a los consumidores”.

La Cofetel carece de facultades para poder establecer sanciones directamente a los operadores, su facultad es únicamente la de opinar y proponer a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Una vez que propone una sanción, tanto la Cofetel como la SCT deben seguir la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, por lo que establecer una sanción a una empresa del sector puede llevar entre cuatro y seis meses.

Sanciones pequeñas

Además, la sanción máxima asciende a 4.5 millones de pesos. Mony de Swaan, comisionado de la Cofetel, ha manifestado que “la autoridad se ve forzada a hacer un trámite, de alguna manera casi duplicado, para finalmente poder sólo establecer una tarifa que no impacta en el bolsillo del operador, pero que ha lastimado de manera importante el del consumidor”.

“El monto de las multas son insuficientes, dado el monto que reportan las empresas del sector”, aseveró De Swaan a los legisladores el año pasado.

En el 2010, el órgano regulador realizó monitoreos a las empresas de telefonía móvil, proceso que mostró que 52% de las llamadas originadas en la red de Telcel se caían, situación por la que se propuso la primera sanción en 12 años a la telefónica; en febrero de este año Telcel bonificó 650 millones de pesos a sus usuarios.

Fuente: El Economista

Opinión