Inicio Web. Comensales abandonan restaurantes y piden comida online

Comensales abandonan restaurantes y piden comida online

Los comensales en Estados Unidos están dejando de ir a restaurantes y prefieren hacer pedidos para comer en casa

Comensales abandonan restaurantes y piden a domicilio
Comensales abandonan restaurantes y piden a domicilio

Si bien la gente sigue comiendo en restaurantes, cada vez más utiliza aplicaciones para las entrega de comida en casa.

Las aplicaciones de entrega de alimentos a domicilio como UberEats han facilitado los pedidos, que están cambiando la forma en que las cadenas alimentarias manejan su negocio.

El número de descargas de aplicaciones de entrega de alimentos aumentó un 380% en comparación con hace tres años, según la firma de datos de mercado App Annie, y la firma de investigación Cowen.

En la cadena de restaurantes Firehouse Subs, los ingresos aumentaron un 7% este año, principalmente por pedidos realizados en línea y mediante aplicaciones de entrega. Más de la mitad de sus ventas son para comida que se consume en otros lugares.

Don Fox, quien estado al frente de Firehouse durante 15 años, comentó que ‘el impacto de la entrega es el cambio más grande que hemos visto hasta ahora. Estamos invirtiendo en el nuevo rumbo del negocio’. Desde enero, los pedidos de recolección y entrega han representado el 60% de los ingresos de la compañía.

David Orkin, quien dirige la división estadounidense de restaurantes de la firma de asesoría inmobiliaria CBRE, dijo que otros restaurantes también se están ajustando a menos visitantes. Orkin señaló que hay una reducción general del espacio de asientos en los restaurantes, debido a que las cadenas experimentan menos tráfico a pie y más recolecciones en línea y móviles.

Algunos propietarios de restaurantes nuevos se evitan mesas y sillas, y simplemente alquilan espacios de cocina para preparar comida para repartidores. Estas se llaman cocinas en la nube o restaurantes virtuales, ya que no tienen comedores ni personal de servicio y venden sus comidas a través de Internet y aplicaciones móviles como Uber Eats.

Incluso las mayores cadenas de comida rápida están aprovechando la oportunidad de vender más alimentos a través de aplicaciones de entrega.

En agosto, McDonald’s, la cadena de comida rápida más grande del mundo, anunció que gastaría 6,000 millones de dólares para rediseñar sus restaurantes en Estados Unidos.

Como parte de la actualización, muchos de estos restaurantes tendrán lugares de estacionamiento designados para recolecciones en la acera, realizadas a través de pedidos móviles.

‘Continuamos viendo pedidos de entrega de aproximadamente el doble del tamaño de la factura estándar del restaurante’, dijo en julio el presidente ejecutivo de la cadena de hamburguesas, Stephen Easterbrook.

Opinión