Inicio Tecnología. Comunicaciones a través de redes eléctricas

Comunicaciones a través de redes eléctricas

Las comunicaciones a través de redes eléctricas (PLC por su sigla en inglés) es una tecnología de acceso a banda ancha que utiliza las redes eléctricas de bajo y mediano voltaje para suministrar servicios de telecomunicaciones, como acceso a Internet y telefonía vía Protocolo Internet (IP).

Desde el 2001 la viabilidad de esta tecnología ha sido probada en más de 100 ocasiones en 40 diferentes países y en la actualidad PLC es una tecnología competitiva, cuyas nuevas versiones están disponibles comercialmente desde el 2005 y ofreciendo chipsets de 200 Mbps y un ancho de banda simétrico similar o mejor al ofrecido por otras tecnologías de acceso.

PLC está siendo utilizada por empresas eléctricas como Endesa e Iberdrola en España; Cinergy en Estados Unidos; EDF en Francia; ENEL en Italia; EEF en Suiza; EDP en Portugal; PPC y Drewag en Alemania, y Linz en Austria.

No obstante, faltan por resolver algunos retos para su implementación masiva, como: a) lograr una producción masiva de equipos para que reduzca sus precios, b) establecer los estándares tecnológicos que permitan su desarrollo comercial y c) mejorar su operación comercial, logrando mayor disponibilidad de acceso a los medio masivos de transporte de información, mejorando la ingeniería de campo y simplificando el software.

PLC al permitir utilizar la infraestructura eléctrica actual para ofrecer servicios de telecomunicaciones, ofrece una cobertura potencial mayor al de cualquier otra tecnología de acceso. Por otro lado, PLC permite ofrecer servicios multimedia y audiovisuales (videos y música en demanda, videoconferencias, HDTV, etcétera), servicios en casa (redes caseras y automatización de los hogares, seguridad), servicios relacionados a la energía (telecontrol de transformadores en subestaciones, lectura remota automática de medidores y manejo de la carga eléctrica y pronostico de la misma), así como servicios adicionales como teletrabajo, e-aprendizaje y e-salud.

Asimismo, PLC es una posible solución al problema de la Brecha Digital, la cual se refleja en que, por ejemplo, la penetración de banda ancha en América Latina deja mucho que desear, frente a la que se registra en los países avanzados de Asia (Corea, Hong-Kong, Japón y Taiwán), para los cuales la penetración promedio de banda ancha fue de 64% en el 2005, misma que se pronostica será superior a 80% en el 2008.

Al respecto, se dispone de suficiente evidencia empírica para afirmar que existe una relación positiva entre el grado de despliegue de infraestructura de telecomunicaciones alternativas y el grado de penetración de la banda ancha y una negativa entre los precios de la banda ancha y la penetración de la misma, por ende, la introducción de PLC puede aumentar el grado de competencia entre los operadores, reduciendo los precios de Internet de banda ancha y aumentando la penetración del mismo.

De hecho, se calcula que PLC puede aumentar la adopción de banda ancha en Europa en más de 5.0% anualmente.

Por otro lado, existen diversas consideraciones que las empresas eléctricas deben tomar en cuenta con relación al modelo de negocios que adoptaran para utilizar PLC, ya sea concentrado en la provisión de servicios a usuarios finales o en el arrendamiento de capacidad a otros operadores de telecomunicaciones, como las condiciones de su infraestructura y su estructura organizacional, la situación del ambiente competitivo y la estrategia comercial que seleccionaran.

Finalmente, por su relación de complementariedad y competencia con respecto a otras redes de telecomunicaciones como: DSL (línea de abonado digital), HFC (cable coaxial híbrido), FWA (acceso fijo inalámbrico), Satelital y FTT (fibra óptica y red telefónica), PLC obliga a los demás operadores a revisar sus estrategias de despliegue, ya que en el futuro posiblemente serán redes backbone metropolitanas IP de alto costo-efectividad, conectando a la red sitios de acceso WiFi o el creciente número de antenas UMTS.

Fuente: El Economista, Fernando Butler Silva, Presidente del Colegio Nacional de Economistas 

Opinión