Inicio Web. Crean buscador de conocimiento

Crean buscador de conocimiento

El sitio no sólo buscará palabras clave sino que analizará preguntas y buscará averiguar la respuesta con base en información disponible en línea

La Red esta llena de motores que han fallado en el intento de competir contra Google en su propio territorio, pero Wolfram Alpha espera ser la excepción al seguir una estrategia diferente y forma su propio nicho: mas que un motor de búsqueda aspira a ser un motor de descubrimiento.

Los motores tradicionales tienen una limitante que el nuevo buscador se propone remediar, afirmó Stephen Wolfram, director general de Wolfram Research, empresa conocida por su software especializado para científicos Mathematica y que desarrolló a Alpha, que está en fase de pruebas y que, afirma, será lanzado en mayo (aunque aún no se revela qué día).

“Con los motores de búsqueda, podemos buscar muy eficientemente términos y frases específicas en un texto”, dijo en su blog el científico y empresario, “pero no pueden computar a partir de eso. Sólo pueden responder preguntas que ya hayan sido preguntadas literalmente antes. Pueden buscar cosas, pero no pueden descubrir nada nuevo”.

Wolfram Alpha será, entonces, aun motor al que le puedes hacer preguntas no para recibir páginas, sino para recibir respuestas, afirma. Tal vez Alpha no te podrá responder dudas existenciales, o dilemas filosóficos, pero su base de datos y su motor de lógica tienen lo que se necesita para darte respuestas sobre tecnología, geografía, meteorología, negocios, viajes, genética y música, además de resolver problemas de cálculo y matemáticas en general.

Pero hacer una computadora que tenga las respuestas es solo la mitad de la batalla: Hacer que la computadora entienda la pregunta también tiene su reto.

“La forma en que los humanos normalmente se comunican es mediante el lenguaje natural. Y cuando uno esta manejando a todo el espectro del conocimiento, creo que esa es también la única opción realista para comunicarse con las computadoras”, afirmó Wolfram.

“Por supuesto, hacer que las computadoras entiendan al lenguaje natural ha resultado increíblemente difícil, y se hace más difícil por el hecho de que no queremos simplemente manejar a un lenguaje como el inglés: También necesitamos manejar a todas las notaciones abreviadas que usa la gente de todos los campos posibles”.

El reto fue resuelto con una mezcla de algoritmos, de heurística, y sobre todo mucha lingüística, que permite que Wolfram Alpha entienda y responda preguntas como “¿Cuál será el próximo eclipse en la Ciudad de México?”, “¿Cual es el valor calórico de una manzana?”,”¿Cual es la resistencia máxima de un resorte hecho de tungsteno?”, o “x^2+2xy+y^2=0”.

Cabe mencionar, sin embargo, que los usuarios que han tenido acceso a la versión de prueba del motor advierten que es caprichoso y exigente: Aunque ciertamente entiende el lenguaje natural, es necesario tener mucho cuidado con la sintaxis.

Wolfram Alpha no es para todos, y no puede responder todo tipo de preguntas: Si quieres ver el resumen del último capítulo de los Simpson harás mejor en conectarte a la Wikipedia, y Google seguirá siendo el motor adecuado cuando necesitas encontrar una página. Pero cuando lo que necesitas es obtener una respuesta, sobre todo una respuesta de carácter técnico, Wolfram Alpha puede ser la opción.

De niño genio a científico

Stephen Wolfram, fundador y director general de Wolfram Research, no es un directivo promedio. Nacido en 1959 en Londres, Wolfram fue un niño prodigio que publicó su primer artículo científico (sobre física de partículas) a los 16 años. Ingresó a Oxford a los 17 años, de donde se transfirió a Caltech, donde se graduó a los 20 con un doctorado en Física Teórica.

Wolfram desarrolló a partir de 1986 un sistema de software llamado Mathematica, ampliamente usado hoy en la comunidad científica como una herramienta para desarrollar principios matemáticos. Su nuevo sistema, Wolfram Alpha, es uno de los pioneros de la Red semántica –una nueva internet que entenderá lo que los usuarios desean saber.

Fuente: Reforma, México

Opinión