Inicio Tecnología. Crece la rivalidad entre los fabricantes de chips

Crece la rivalidad entre los fabricantes de chips

Les espera una batalla más reñida a medida que más aparatos se conectan a Internet

Los fabricantes de chips, que ya compiten en los segmentos de las computadoras y los celulares, se preparan para una batalla a mayor escala a medida que otros aparatos, como los teléfonos inteligentes, las computadoras tipo tableta y los notebooks, se conectan a Internet.

Las apuestas se hicieron evidentes el miércoles cuando Qualcomm Inc. confirmó que pagaría US$3.100 millones para comprar Atheros Communications Inc., una empresa de Silicon Valley de rápido crecimiento que se especializa en chips para aparatos inalámbricos.

La decisión de Qualcomm llega en un momento en que varias compañías están aprovechando la Feria Internacional de Electrónica de Consumo (CES, por sus siglas en inglés) para presentar sus planes para agregar poder de procesamiento, capacidad inalámbrica y conexiones a Internet a dispositivos como televisores, reproductores de DVD, cajas decodificadoras y otros aparatos electrónicos.

Una meta clave, según el presidente ejecutivo de Qualcomm, Paul Jacobs, es permitir que muchos dispositivos para el hogar sean controlados por teléfonos inteligentes u otros aparatos móviles, que pueden actuar como una especie de control remoto universal para muchos electrónicos de consumo.

“Aparatos de todo tipo van a estar conectados”, dijo Jacobs en una entrevista el miércoles. “Probablemente sea el tema de los próximos cinco a 10 años en la industria”.

La compra de Atheros por parte de Qualcomm, su mayor adquisición hasta ahora, cubre grandes brechas en su oferta de chips para comunicaciones. La empresa de San Diego es conocida principalmente por sus chips para celulares y por licenciar su tecnología a los fabricantes de teléfonos móviles.

Otros fabricantes de chips que están adelantando planes en la CES son Intel Corp., PLC, Broadcom Corp. y Mips Technologies Inc., Marvell Technology Group Ltd. y ARM Holdings PLC.

El principal anuncio de Intel fue una nueva línea de chips para PC. Pero el presidente ejecutivo, Paul Otellini, también hizo hincapié en que la compañía está adaptando chips para autos, televisores y otros dispositivos electrónicos de consumo. A mediados del año pasado, por ejemplo, Intel acordó comprar por US$1.400 millones una parte del fabricante de chips Infineon Technologies AG para hacerse con tecnología para aparatos móviles.

Otellini, presidente ejecutivo de Intel, aseveró que la adición de poder computacional y conexiones a Internet en estos aparatos está “cambiándolos y cambiando el mundo”.

Broadcom, que fabrica chips de comunicaciones para cajas decodificadoras y otros productos, está aprovechando la CES para hablar de avances como el uso de tecnología inalámbrica para transmitir datos entre teléfonos inteligentes, televisores, videocámaras y anteojos 3-D.

Marvell Technology Group Ltd., un fabricante de chips de Silicon Valley que usa tecnología de ARM, presentó planes de ayudar a acelerar una expansión de esa tecnología desde su fuerte en aparatos móviles hacia productos para el hogar.

Por su parte, Mips, una empresa de Silicon Valley que también otorga bajo licencia tecnología de procesadores que son ampliamente utilizados en las cajas decodificadoras, informó que acelerará sus planes de ingresar al terreno de ARM en los segmentos de los teléfonos inteligentes y las computadoras tipo tabletas.

Entre tanto, Nvidia avanzó hacia la dirección opuesta, ampliando sus planes de expandirse más allá de su principal negocio de chips que procesan imágenes en videojuegos y otras funciones con gráficos pesados. La empresa estadounidense anunció que fabricaría una nueva clase de microprocesadores, que funcionan como los cerebros de las computadoras, para productos que van desde las computadoras personales a los servidores hasta las enormes máquinas llamadas supercomputadoras.

Al igual que un actual procesador conocido como Tegra, que se usa en teléfonos inteligentes y computadoras tipo tableta, el nuevo proyecto de Nvidia está basado en diseños de microprocesadores licenciados por ARM. Ejecutivos de Nvidia afirmaron que la iniciativa ayudaría a extender la tecnología a sistemas más sofisticados donde no se usa ampliamente.

Fuente: The Wall Street Journal

Opinión