Inicio Tecnología. De in…competencias y monopolios

De in…competencias y monopolios

Por la forma en que se ha trabajado en la Comisión Federal de Telecomunicaciones, que preside Héctor Osuna, y el seguimiento que le ha dado al tema el subsecretario de Telecomunicaciones, Rafael del Villar, para la semana que entra, o a más tardar el 18, es probable que se suban a la página de Cofemer, que preside Carlos García Fernández, las reglas de “portabilidad”, “interconexión” e “interoperabilidad” (estas últimas van de la mano).

Dado que es un acuerdo ejecutivo el de “Convergencia” y puesto que se trata de reglas, de las reuniones de información “virtuales” se pasará al mecanismo de opinión abierta para definir, por fin, tiempos, condiciones técnicas y características de la interconexión y portabilidad en todo el sistema de comunicaciones, para que al final de cuentas, sean los usuarios y no las empresas, los que decidan de una vez por todas con quién quieren contratar el servicio integral de comunicación (con un servicio, todos, escalable, etcétera).

En las reuniones “virtual-informativas”, el que ha sacado “el cobre” es Axtel, de Tomás Milmo, al que justamente en el mercado le han puesto el sobrenombre de “telmexito”, por la forma en que ha operado la “oposición” a la portabilidad y la coincidencia de “posiciones” con la empresa que preside Jaime Chico Pardo.

Uno lo hace de frente, el otro opera de lado, pero está buscando perder lo menos en la eliminación de su restricción para ofrecer servicios de video.

(Incluya a los oponentes clásicos: Cablevisión, ¡perdón!, la Canitec, que lidera Alejandro Puente!, quesque por la asimetría de Telmex, ahora comprador de cableras nacionales).

Por cierto, Cablevisión, de Televisa, tiene 70 por ciento del mercado de cable en México, ¿no? Lo importante es que los cableros salgan de las zonas urbanas de ingresos medio/altos, y comiencen a ir hacia donde está la luz… ¿o no?

Telmex y Axtel insisten en que el costo de las inversiones que permiten la portabilidad debe ser trasladado al usuario; en tanto que la propuesta de Cofetel, apoyada por el resto de participantes de la industria telefónica, es que la ley otorga el derecho a la portabilidad al usuario y la obligación de dar la portabilidad es del operador.

Por lo que no puede verse como negocio a favor de la empresa la realización de las inversiones y si eventualmente se traslada el precio al usuario, se enfrentarán a la mejor realidad ocurrida en todos los mercados donde hay fair play: la política de retención del usuario es la que estrecha márgenes, abate costos y eleva calidad y oferta de servicios.

La llegada a Cofemer de la nueva regulación es más o menos clara, pero no la salida aunque podríamos pensar que hacia finales de enero estaría lista, considerando que se establecen al menos 30 días para que la regulación se sujete a comentarios de la industria.

El ajuste de tiempos del famoso Acuerdo puede modificarse con otro decreto que modifique… ¿o no? Los tiempos son importantes, pues hay que poner límites, pero lo más importante es que esos límites faciliten concretar, sin pretextos, interconexión y portabilidad.

La ley tiene 16 años mandatándolas y ningún gobierno, gobernante, presidente de Cofetel, empresario se salva de una realidad: son responsables de no acatarla.

La convergencia de redes viene, pero el problema ahora es de contenidos.

Por ello, hoy más que nunca cobra relevancia el mercado de contenidos de radio y televisión, pues los grupos andan sueltos y cualquiera que intenta producción independiente en México se las ve duras para comercializar, ya no digamos los que intentan operar canales de televisión abierta o estaciones de radio de cobertura nacional o global.

Luis Téllez, el secretario de Comunicaciones y Transportes, no verá lo duro, sino lo tupido, de ahí que ya comenzaron las presiones en serio.

Fuente: El Financiero, La Chequera

 

Opinión