Inicio Tecnología. ‘Deja’ México fabricación de celulares

‘Deja’ México fabricación de celulares

Mientras que en México se pagaban de 1.5 a 2 dólares por armar un teléfono, en China el costo es de 1 dólar, detalla un experto

México está dejando de ser fabricante de teléfonos celulares de bajo costo y ceder a la oferta asiática.

La eliminación de 15 por ciento de arancel para la importación de estos equipos, que entró en vigor desde enero de este año, ha provocado que plantas dedicadas al ensamblaje de celulares reemplacen su manufactura por otro tipo de productos, como la de computadoras.

Carlos Lomniczi, director general de Brightstar, (empresa que ensamblaba equipos de marcas como Sagem, TCL y Audiovox), es uno de ellos.

Explicó que todos los fabricantes tenían un proceso de manufactura para celulares en México, pero ahora les conviene más traer el producto ya terminado. Por lo que México, dijo, ha pasado de ser un País de ensamble a uno de importación.

“La extensión del arancel definitivamente afectó y la mayor parte de las plantas que estaban ensamblando teléfonos en México han ido cerrando. Algunas de ellas remplazarán su manufactura por otros productos, pero los celulares se están dejando de fabricar en México”, detalló.

Sin embargo, para los especialistas, la eliminación del arancel no se reflejará en el costo final del teléfono al público.

Lomniczi destacó que en el País se pagaba de 1.5 dólares a 2 dólares por armar un teléfono, mientras que en China el costo es de 1 dólar.

El director de la Cadena Productiva de la Electrónica, Jacobo González Torres, reconoció que la apertura a la libre importación de celulares podría repercutir principalmente en los aparatos de bajo costo y eventualmente este tipo de proyectos podría migrar a países de mano de obra barata, especialmente de Asia.

Rafael Gómez Nava, profesor del Instituto Panamericano del Alta Dirección de Empresa, en su artículo “La ruta del innovador”, explica que nuestro País ha demostrado ser eficiente, sobretodo en las etapas iniciales en las que los cambios constantes del diseño del producto requieren de corridas cortas de producción, de bajo volumen y de una gran flexibilidad, como lo son los modelos de teléfonos celulares de última generación que se fabrican en plantas de Guadalajara, Jalisco.

Pero ahora, en la medida en que los productos tengan corridas más largas, de mayor volumen y la importancia de bajar el costo sea mayor que la flexibilidad, otros países como China serán más competitivos.

Fuente: Reforma, México

Opinión