Inicio Tecnología. Dejan líneas fijas por teléfonos celulares

Dejan líneas fijas por teléfonos celulares

Muchos usuarios lo hacen para ahorrar dinero, evitar a los vendedores y mantenerse siempre disponible

A Kirk Litynski le gusta tanto su celular que decidió desconectar el teléfono de línea fija de su casa… permanentemente.

“Ya no pierdo nunca una llamada”, indicó Litynski, de 39 años, quien desechó su línea fija hace cinco meses. “Con el celular tengo más accesibilidad y paso mucho tiempo más al teléfono”.

Al igual que Litynski, mucha gente de todas las edades está desechando su línea fija y quedándose solamente con su celular para ahorrar dinero, evitar a los vendedores y mantenerse siempre disponible.

Una encuesta reciente del Centro Nacional de Estadísticas de Salud concluyó que 16% de los hogares estadounidenses utilizan exclusivamente telefonía celular. El uso de líneas fijas ha retrocedido al nivel que registraba a finales de los años 60.

La encuesta del gobierno mostró que un tercio de la gente de 25 a 29 años vivía en hogares exclusivamente con telefonía celular, y para el grupo de 18 a 24 años el porcentaje era de casi 31%.

Entre personas de 30 a 44 años, la tasa desciende a 15.5%; a 8% para el grupo de 45 a 64, y a poco más de 2% para los mayores de 65 años.

Al tiempo que el servicio de telefonía celular sigue mejorando dramáticamente su calidad y su área de cobertura, lo más probable es que la tendencia se refuerce. Qwest y Comcast pronto ofrecerán celulares que se conectan por líneas terrestres cuando el cliente está en casa, y por la red inalámbrica en todos los demás lugares.

“Al tiempo que los otrora veinteañeros llegan a los 30 y los 40 años de edad, podrían dejar de apreciar el valor de una línea terrestre porque la calidad de los celulares es ya lo suficientemente buena”, indicó Gary Arlen, analista de Arlen Communications.

Otro factor es el disgusto que provoca entre los usuarios de línea fija el costo adicional por servicios como larga distancia y correo de voz, opciones que vienen incluidas con los celulares

“Los cobros adicionales son una locura”, indicó Tammy Brown, de 43 años, quien desechó su línea terrestre hace dos años. “Ahora llamo de larga distancia cada vez que quiero”.

Una de las desventajas de depender de los celulares es que, si lo pierde, probablemente no podrá llamar a sus amigos porque ya nadie se molesta en memorizar o anotar los números de los demás.

Eso le sucedió a Jeff DiGregorio, de 46 años, quien perdió su teléfono celular y no podía localizarlo con una llamada porque lo había apagado. Sin embargo, esa es la única dificultad que ha tenido desde que dejó su línea fija hace cuatro años. “Desecharla me dejó 40 dólares mensuales que puedo gastar donde quiera”, comentó.

Fuente: El Universal, México

Opinión