Inicio Tecnología. Discontinuidad de política sectorial y de funcionarios (Columna de Ernesto Piedras)

Discontinuidad de política sectorial y de funcionarios (Columna de Ernesto Piedras)

Los sectores de actividad económica de México cuentan, en lo general, con una politíca sectorial entendida como el conjunto de lineamentos y medidas específicas para promover su desarrollo de mediano y largo plazos. Más aun, cuando ese sector tiene un peso importante en la operación social y económica del país.

Es claro entonces que no muchos nos he mos dado cuenta o convencido de la relevancia de acelerar la evolución de adopción de la conectividad en el país. La más reciente evidencia de ello es el nombramiento del tercer Secretario de Comunicaciones y Transportes en lo que va del sexenio, es decir, en promedio uno cada 16 meses. Luce hasta como una falta de respeto para un sector que aporta anualmente más de 5% del PIB.

Los recientes cambios de funcionarios son una manifestación más de la discontinua política sectorial que repercute, entre otras cosas, en inestabilidad de funcionarios.

Es importante mencionar que la calidad profesional de los políticos en el cargo no está en tela de juicio y ha sido probada en diversos campos de la administración pública federal, como el de la energía, infraestructura que opera bajo principios semejantes a otras economías de red como las telecomunicaciones, autotransportes, ferrocarriles, puertos, redes eléctricas y ductos, entre otros.

Pero vale reiterar el plantearniento, afecta a la evolución del sector de las telecomunicaciones la volatilidad de sus funcionarios públicos Sí, por supuesto: Ya North y Engel ameritaron el Premio Nobel por sus estudios sobre el impacto del marco y la estabilidad institucional (y de funcionarios, ¡claro!) en el desempeño económico.

Preocupa entonces que nuestro país no cuenta con una verdadera política para el sector de las comunicaciones convergentes. Y es que ahora estamos atrapados en un círculo vicioso, en el que no tenemos una política de largo plazo por la inestabilidad de los referidos funcionarios; a la vez, los nuevos funcionarios no pueden entrar a ser operadores de esa visión constructiva y tienen al conjunto de agentes participantes con la incertídumbre de cuánto saben, qué planean, cómo procederá, etcétera. Con todo, las necesarias inversiones para este sector de elevados costos hundidos no fluyen al ritmo que requerimos. Y todo sin contar con los recurrentes embates de dogmáticos e infundados que se han convertido también en una constante de operación para el sector.

Las mejores prácticas internacionales muestran que países desarrollados al cambiar el gobiemo, incluso de partido, el servicio público de carrera tiene los llneamientos claros sobre los cuales las autoridades imprimen su huella mediante ajustes finos.

Finalmente, podemos proponer que esta sea una nueva oportunidad para repensar y ejecutar una renovada estructura para la gobernanza. Que no dependa de im estilo personal de conducir o gobernar un sector. Que evite duplicidades y lograr atraer atribuciones y facultades en una sola instimción reguladora. Que cumpla el mandato de tener Secretario, Subsecretario y Presidente de la Cofetel. Sin duda, una Agenda Digital Nacional deberá contribuir significativa mente en este ejercicio constructivo, pero ahí sí la responsabilidad no es sólo del gobierno, sino del colectivo conformado por la industria, academia, analistas, usuarios y la sociedad en su conjunto.

Por Ernesto Piedras, The Competitive Intelligence Unit

Opinión