Inicio Web. El comercio electrónico en Argentina crecerá un 25% durante 2008

El comercio electrónico en Argentina crecerá un 25% durante 2008

La firma Prince and Cooke sostuvo que el volumen del comercio electrónico alcanzó los 3000 millones de pesos argentinos en 2007, sin considerar las operaciones entre empresas ni las realizadas entre consumidores

El comercio electrónico en Argentina podría registrar este año un crecimiento de hasta el 25 por ciento sobre los 3.000 millones de pesos argentinos que movilizó durante 2007, según una consultora privada, informó Télam.

La firma especializada en el seguimiento de los negocios tecnológicos Prince and Cooke aseveró que el volumen del comercio electrónico alcanzó los 3000 millones de pesos en 2007, sin considerar las operaciones entre empresas [Business to business] ni las realizadas entre consumidores, como remates o subastas [consumer to consumer].

El analista Alejandro Prince dijo a Télam que este año el crecimiento de esta actividad puede llegar al 25%, y aclaró que se consideran las operaciones desde que el usuario de Internet hace un “pedido en firme” de un producto vía web, aunque el pago se realice en forma personal.

Al respecto, puntualizó que 39,8% de las operaciones concluyeron con un pago contra reembolso, herramienta que superó a los pagos con tarjeta de crédito a través de Internet, que fue el medio elegido para 37,6% de las compras electrónicas.

El pago en efectivo o a través de las redes como Pago Fácil o Rapipago fue utilizado en 16,1% de los casos, mientras que las transferencias bancarias siguen teniendo una participación inferior (9,7%), así como el pago en efectivo en el lugar del vendedor (8,6%).

El año pasado, el porcentaje de usuarios de Internet que realizaron un pedido en firme para adquirir un producto o servicio por Internet alcanzó 17%, equivalente a 2,7 millones de personas.

El informe destacó además que hasta el 2003 los usuarios concentraban sus compras en sus productos como libros o CDs; en tanto, el año pasado privilegiaron la adquisición de “productos más complejos como electrónicos, hardware, indumentaria, productos de supermercado, tickets de avión, turismo y espectáculos”.

Fuente: La Nación, Argentina

Opinión