Inicio Datos duros. El futuro no lejano del smartphone

El futuro no lejano del smartphone

Se estima que para 2022 se alcancen los 1,520 millones de móviles en todo el mundo, con una tasa media de crecimiento del 1.6%

Smartphones
Smartphones

En pocos años, el smartphone se ha constituido como un elemento imprescindible en nuestras vidas y las previsiones indican que su uso seguirá creciendo en el futuro inmediato.

Por ahora, el 80% de la población mundial dispone de un móvil, y más de 1 millón de unidades son teléfonos inteligentes.

En la actualidad, consultamos nuestros móviles un promedio de 150 veces al día y 9 de cada 10 personas son incapaces de separarse a más de un metro de su dispositivo.

Lo utilizamos para casi todo: escuchar música, ponernos al día con los periódicos, tomar fotografías y videos, consultar el tiempo, jugar videojuegos, buscar información sobre el tráfico, ubicar direcciones en mapas, planificar un viaje, administrar nuestra agenda, comunicarnos en redes sociales, leer y enviar correos electrónicos, ver televisión, hacer gestiones de todo tipo, comprar, trabajar… La lista es inabarcable, lo que demuestra que va más allá de su función tradicional.

El smartphone, sirve para casi todo. Es una herramienta que nos facilita la vida y acerca más que nunca a las personas.

La consultora IDC Research estima que para 2022 se alcancen los 1,520 millones de móviles, con una tasa media de crecimiento del 1.6% en el lapso 2018-2023.

La tecnología 5G tendrá un papel preponderante a corto y mediano plazo, ya que dentro de cuatro años supondrá el 26.3% del total de las ventas. Esto implicará un cambio profundo y radical en todos los ámbitos de nuestra actividad diaria.

5G permitirá un mundo ultra conectado en el que se desplegará la conducción autónoma, la cirugía remota y la telemedicina, los juegos inmersivos, la automatización de procesos industriales etc.

Los móviles estarán cada vez más integrados en temas casi insospechados de nuestra vidas; serán, por ejemplo, capaces de detectar alimentos en mal estado o de suministrar medicinas. De hecho, los smartphones son ya un apéndice más de nuestro cuerpo.

Con un solo clic accederemos a consultas médicas, sabremos qué ejercicio nos conviene hacer y cuánto tiempo. Conoceremos, en cuestión de segundos, de congestiones en el tránsito, así como de alternativas.

Manejaremos nuestras finanzas y tendremos control de nuestras cuentas, podremos hacer gestiones de forma, rápida y cómodamente. Y, será posible pagar o comprar directamente cualquier producto y que la transacción aparezca inmediatamente en nuestra pantalla.

En definitiva, ante nosotros está un universo gigantesco y dinámico de posibilidades prácticamente incorporadas a nuestro organismo.