Inicio Tecnología. El mercado informático argentino crece al ritmo del consumo

El mercado informático argentino crece al ritmo del consumo

La facturación del sector está muy cerca de alcanzar los niveles previos a la crisis económica; las ventas de PC, que este año llegarían a 1,5 millones de unidades, siguen siendo la clave

El mercado de tecnología de la información está creciendo velozmente en la Argentina, gracias a un auge del consumo y de la modernización corporativa, lo que deja al sector en condiciones de alcanzar el nivel previo a la crisis económica que sacudió al país entre 2001 y 2002.

La facturación en computadoras, software y servicios creció a un ritmo del 20 por ciento anual en los últimos cuatro años y en 2007 llegaría a cerca de 3.640 millones de dólares, frente a los 3.690 millones de dólares de 2001, según datos de Prince & Cooke.

“El alto porcentaje del mercado de tecnología es la venta de PC, que casi en un 70 por ciento fueron a hogares y pymes”, sostuvo Pablo Tedesco, director asociado de la consultora.

En 2006 se vendieron 1,4 millones de computadoras personales, lo que representa un aumento del 23 por ciento respecto del año previo. Según Prince & Cooke, en 2007 las ventas llegarían a 1,5 millones de unidades.

La economía argentina viene creciendo a un ritmo superior al 8 por ciento anual en el último lustro, lo que ha sido acompañado de una expansión en el consumo, que representa más de dos tercios del Producto Interno Bruto.

Testigo

El caso de Dell, el segundo mayor fabricante de computadoras personales del mundo, es un ejemplo de lo que está pasando en el sector: desde que se instaló en el país meses antes de que se desatara la crisis económica su facturación creció un promedio del 30 por ciento al año.

La filial argentina de la compañía espera seguir creciendo en los próximos años a un ritmo similar, de la mano de nuevas inversiones.

Según el gerente general de Dell Argentina, Diego Majdalani, en los últimos años se han podido observar al menos dos fases de recuperación en el mercado tecnológico: “de 2002 a 2004, donde las empresas compraban solamente lo necesario para seguir operando; y de 2005 a hoy hubo una recuperación y se fue volviendo a la normalidad previa a la crisis”, indicó.

Consumo demorado

La falta de desembolsos en tecnologías durante los años más críticos también alimentó el auge inversor de los últimos tiempos y abre un panorama positivo para el corto y mediano plazo.

“El crecimiento es producto fundamentalmente de la desinversión que hubo en los últimos años”, dijo Sandra Yachelini, directora regional de la alemana SAP, mayor fabricante mundial de aplicaciones de software de empresas.

“Evidentemente, el crecimiento que hubo en casi todos los segmentos de mercado hizo que necesitaran tecnología que los acompañe en ese crecimiento. Nuestra proyección es que el negocio va a seguir creciendo”, agregó.

Empresas y analistas auguran que la expansión del sector continuará en los próximos años, aunque miran con recelo el impacto que podría tener en sus negocios la creciente inflación en el país.

“Todo incremento de inflación o cualquier cosa que vaya en detrimento de los salarios y ese tipo de cosas, probablemente afecte al mercado de computadoras personales”, dijo Tedesco.

“Hoy el consumo viene mayormente del hogar y cualquier cambio negativo que se produzca, va a provocar que se achique el mercado”, concluyó.

Fuente: La Nación, Argentina

Opinión