Inicio Datos duros. El tráfico encriptado en la red supera el 72%

El tráfico encriptado en la red supera el 72%

Más del 72% de todo el tráfico actual de la red ya es encriptado, lo cual es bueno para la seguridad, aunque presenta desafíos para monitorear y detectar amenazas

Encripción
Encripción

Actualmente, más del 72% de todo el tráfico de la red es encriptado, lo que representa un aumento de casi 20% en tan sólo un año, en comparación con el 55% en el tercer trimestre de 2017, según datos de Fortinet.

La encripción contribuye a que los datos, aplicaciones, flujos de trabajo y transacciones iniciadas tanto por empleados como por consumidores se muevan a donde los requerimientos del negocio lo necesitan, lo que a su vez permite la transición global a una economía digital.

Aunque en muchos sentidos el crecimiento de la encriptación es bueno para la seguridad, un tasa más alta también presenta desafíos severos a la inspección profunda del tráfico para monitorear y detectar amenazas.

Debido a que la encriptación es simplemente una herramienta, puede usarse para proteger cualquier tráfico de detección, ya sea bueno o malicioso.

Los cibercriminales, por ejemplo, son muy conscientes del crecimiento de la encriptación y la utilizan para su ventaja al ocultar su presencia y evadir la detección, ya sea entregando malware o extrayendo datos robados.

Y a medida que el volumen y el porcentaje de datos encriptados continúan creciendo, estas tácticas delictivas tienen más probabilidades de ocultarse a simple vista.

Conforme las organizaciones aceptan más dispositivos móviles y del Internet de las Cosas (IoT) en sus redes y adoptan arquitecturas de múltiples nubes cada vez más complejas, los datos y los flujos de trabajo ya no se limitan a un segmento estático y altamente seguro de la red.

El tráfico web y basado en aplicaciones comprende un mayor volumen del tráfico total y gran parte de éste incluye datos confidenciales o acceso a información que tradicionalmente estaba oculta en el centro de datos.

Para adaptarse a este cambio, las organizaciones están aumentando su dependencia de la encriptación, principalmente la capa de sockets seguros (SSL) y la seguridad en la capa de transporte (TLS), para proteger sus datos en movimiento.

Opinión