Inicio Tecnología. Equipan gratis de tecnología a empresas

Equipan gratis de tecnología a empresas

Las micro, pequeñas y medianas empresas pueden utilizar el software libre, programas distribuidos gratuitamente y que no requieren licencia

Ciudad de México  (11 septiembre 2006).- Para “armar” informáticamente a una empresa no se requieren grandes inversiones en programas costosos.

Ahora las micro, pequeñas y medianas empresas tienen la posibilidad de utilizar software libre (SL).

El SL o de código abierto (open source) son los programas que pueden ser usados, copiados, modificados y redistribuidos gratuitamente o a costo de producción y que no requieren pago de licencias.

El más popular hasta el momento es el “OpenOffice” un simulador del conocido Office de Microsoft. Con su uso una empresa se ahorra 4 mil 600 pesos de licencia.

El presidente de la Asociación Mexicana de Empresarial de Software Libre (Amesol), José Luis Chiquete Valdivieso, informó que en México existen más de 150 desarrolladores de SL en el país.

De hecho, un estudio de la consultora Select señala que en el 2009, al menos 39 por ciento de las empresas mexicanas, incluidas medianas y pequeñas, utilizarán el software libre, aunque el director de la AMESOl refiere que es probable que el 90 por ciento de las empresas ya lo utilicen sin siquiera haberse dado cuenta.

“Hay miles de proyectos de software libre que se están desarrollando en México con aplicaciones para oficina, pero prácticamente para cualquier área de la tecnología hay una alternativa de SL”, sostuvo Chiquete.

Actualmente IBM, HP, Unisys y SUN México promueven en México la adopción del SL y predican con el ejemplo al utilizar en sus oficinas este tipo de programas, con lo que demuestran la confiabilidad y beneficios económicos del mismo.

Ángel Morales, director de sistemas Tecnológicos y Servicios de Unisys, calculó que en promedio una empresa que adquiere 10 servidores puede gastar 460 mil dólares en la adquisición de hardware y software con licencias, comparados con los 50 mil que costaría si la compra se hiciera con códigos abiertos.

“Con el software libre que ofrecen empresas reconocidas no pagas por una licencia, sino únicamente por el mantenimiento y el soporte”, explicó.

Por su parte, Eduardo Gutiérrez, director de Software de IBM México, explicó que la empresa ha impulsado la utilización del software libre al realizar inversiones importantes en los laboratorios en los que se desarrolla este tipo de productos.

“Nosotros como empresa hemos desarrollado software de licenciamiento y sin embargo apoyamos el software libre, porque vemos que sus aplicaciones son complementarias para las pequeñas y medianas empresas que buscan optimizar sus inversiones en tecnología” dijo Gutiérrez.

Oficialmente, naciones como Portugal, España y Argentina promueven su utilización desde el Gobierno e incluso han desarrollado leyes para fomentar su uso.

En México, el Gobierno ha puesto la muestra al utilizar desde el 2003 software libre, que les significó un ahorro de más de 65 millones de pesos en licenciamiento, según informó Emilio Saldaña, director adjunto del Sistema de Internet de la Presidencia.

Las aplicaciones más famosas producidas por los equipos de software libre son el sistema operativo Linux; las aplicaciones de escritorio OpenOffice; el manejador de bases de datos objeto relacional PostgreSQL; el navegador Mozilla; el entorno de escritorio GNOME y el servidor de correo Sendmail.

Lo bueno y lo malo

Ventajas:

CostosPosibilidad de adaptarse a las necesidades de la empresaDescarga de actualizaciones por internet gratuitamenteAl no haber copyright los programas pueden ser cambiados y adaptados por mismos usuariosOportunidad de acceder a la tecnología sin tener que recurrir a la pirateríaNo ata a los usuarios a una sola marca o programa específico

Desventajas:

Curva de aprendizajePosibilidad de problemas de interacción con otros programas de licenciasFallas cuando se adquieren programas que son desconocidos o que están por probarseAlgunos programas con licencia rechazan “convivir” con programas de software libre

Fuente: Reforma, Karla Rodríguez

Opinión