Inicio Tecnología. Esperan competencia intensa en telecomunicaciones

Esperan competencia intensa en telecomunicaciones

La calificadora de riesgos Moody’s Investors Service dijo que la deuda de los operadores de telecomunicaciones en Latinoamerica presenta una perspectiva estable, pero condicionada por las presiones derivadas de la convergencia tecnológica.

“El actual ambiente de negocios está marcado por el inicio de la convergencia de servicios y por presiones de márgenes ante una cruda competencia”, dijo Nymia Almeida, asistente de la vicepresidencia y analista de la calificadora.

“Es decir, la industria continúa siendo intensiva en inversiones de capital y sigue estando bajo el peso de la consolidación”, añadió.

Moody’s estima que las 15 empresas de la región mostrarán un crecimiento promedio de 5% durante 2008.

Agregó que un punto clave de presión para la industria es el creciente riesgo de negocio que surge de la intensa competencia creada por fuentes de servicio alternativas, como el caso de las compañías de cable y los proveedores de voz IP, así como el furor de nuevas adquisiciones.

Con ello, aseguró que el ambiente de negocios en la industria de telecomunicaciones está marcada por el inicio de la convergencia de servicios, promovida por los órganos reguladores y alimentada por las innovaciones tecnológicas.

Almeida previó que los operadores fijos, móviles y de televisión por cable habrán de destinar grandes inversiones en mercadotecnia para consolidar su presencia en nuevos mercados, que a la vez será posible que haya una baja en los ingresos ante la eventual pérdida de clientes.

Portabilidad, limitantes

En el tema de la portabilidad comentó que la problemática será la cobertura limitada y la escasez de capital de las empresas para desarrollar infraestructura, lo que puede inhibir el interés de los usuarios por cambiar de compañía de servicio.

Agregó que la perspectiva de desarrollo entre los próximos 12 y 18 meses para la industria de las telecomunicaciones en México y Latinoamérica dependerá de un entorno competitivo y de un ambiente regulador moderno.

Fuente: El Economista, México 

Opinión