Inicio Tecnología. Estados Unidos en contra del uso del celular mientras se conduce

Estados Unidos en contra del uso del celular mientras se conduce

La medida, que alcanza tanto a los empleados públicos y transportistas, generó controversia ya que piden definir si además se penalizará la utilización de tableros de monitoreo

A los empleados públicos no se les permitirá enviar mensajes de texto mientras conducen, según una orden ejecutiva firmada el miércoles por el presidente Obama.

La medida abarca a los empleados públicos que se encuentren utilizando automóviles o teléfonos celulares proporcionados por el gobierno, y se aplica incluso en aquellas situaciones laborales en donde el personal utiliza sus propios móviles o vehículos.

Además, el gobierno federal se propone prohibir el envío de mensajes de texto por parte de los conductores de autobuses y camioneros que viajen a otros estados, y también podría impedir que utilicen teléfonos celulares mientras conducen, excepto en casos de emergencia.

Dichas medidas, llevadas a cabo por el secretario de Transporte Ray LaHood , están destinadas a frenar lo que él llamó “una epidemia mortal de conductores distraídos”.

LaHood hizo su anuncio en una conferencia, en Washington, a la que asistieron 300 académicos, autoridades de la policía, legisladores, representantes de la industria de las telecomunicaciones y de la industria automotriz. También estuvieron presentes los familiares de personas asesinadas por conductores que conducían hablando por teléfonos celulares, o enviando mensajes de texto.

“Esta reunión es probablemente la reunión más importante en la historia del Departamento de Transporte”, dijo LaHood al final de la conferencia. Añadió que la orden de restringir los mensajes de texto para los empleados públicos que conducen “envía una señal muy clara a los estadounidenses de que conducir distraído es peligroso e inaceptable”.

Una portavoz del Departamento de Transporte dijo que la orden entró en vigencia inmediatamente y que abarca a 4,5 millones de empleados públicos, incluido el personal militar.

Según el Consejo de Seguridad Nacional ( National Safety Council , NSC, según sus siglas en inglés), que es un grupo sin fines de lucro dedicado a la defensa de la seguridad, varios cientos de empresas han prohibido el uso de teléfonos celulares a sus empleados mientras conducen. Esta asociación plantea que tales prohibiciones mejoran la seguridad, contribuyen a limitar la responsabilidad de los empleadores cuando se producen accidentes y libera a los empleados de la presión de tener que responder inmediatamente cuando están detrás del volante.

No obstante, poner en marcha las normas que afectan a los camioneros y conductores de micros interestatales llevará más tiempo, y además podrían variar.

LaHood dijo que la norma “prohibiría los mensajes de texto por completo” para tales conductores. Pero Rose A. McMurray, administradora en funciones de la Administración Federal de Seguridad del Autotransporte ( Federal Motor Carrier Safety Administration , FMCSA, según sus siglas en inglés), que regula la industria del transporte de cargas, dijo que primero tendría que haber una definición de lo que se considera “mensaje de texto”.

La pregunta que enfrenta la industria del transporte de cargas, en particular, es qué sucederá con las computadoras que miles de camioneros de larga distancia utilizan en sus cabinas para comunicarse con los despachadores y realizar otras tareas.

La investigación del Instituto de Transporte Virginia Tech (Virginia Tech Transportation Institute, en idioma inglés) muestra que estos dispositivos pueden aumentar notablemente el riesgo de causar un choque, o de casi provocarlo, si se utilizan mientras se conduce. Su investigación también muestra que los camioneros a menudo pasan por alto las advertencias de no utilizar los dispositivos mientras conducen.

McMurray dijo que espera que lleve varios meses completar una norma que regule a los micros y camiones, tiempo durante el cual la agencia estudiaría el “conjunto de dispositivos” utilizado por estos conductores.

Además, la funcionaria agregó que espera que se prohíba a los camioneros enviar mensajes de texto a través de sus celulares y también que se prohíba el acto “que requiere que se manipule un teclado con los dedos, o que se quite la mirada de la carretera” para usar un teclado y, posiblemente, otras tecnologías utilizadas para escribir mensajes.

La industria del transporte de carga ha dicho que le preocupa que la prohibición de los mensajes de texto, en general, pueda tener consecuencias no intencionales relacionadas con interferir con los dispositivos en los cuales los transportistas han llegado a confiar.

McMurray señaló que tampoco queda claro de qué manera la norma limitaría la utilización de teléfonos celulares por parte de estos conductores. Ella dijo que podría incluir una prohibición total del uso de estos celulares para los camioneros y conductores de autobuses interestatales, excepto en casos de emergencia, pero agregó que también llevará tiempo completar esa norma.

Asimismo, comentó que la necesidad de adoptar tales medidas era, en parte, “debido al tamaño de los vehículos”.

La conferencia sobre conducción distraída proporcionó un foro para una amplia gama de intereses diferentes con la esperanza de aumentar la conciencia sobre el tema e influir en la manera en la cual se aborda la cuestión. Entre los oradores se encontraban los senadores demócratas Charles Schumer, de Nueva York, y Robert Menéndez, de Nueva Jersey, quienes presentaron la legislación que obliga a los estados a prohibir los mensajes de texto mientras se conduce, bajo la pena de perder fondos federales para autopistas si no la implementan.

Algunas personas abandonaron la reunión preocupadas por que la conferencia hizo hincapié en la prohibición de los mensajes de texto por sobre los riesgos que representan los conductores que hablan por teléfono celular. Ese tema se discutió, pero menos que el de los mensajes de texto. Los críticos dijeron que la cuestión de los mensajes de texto parecía un tema más fácil de abordar políticamente.

La prohibición de los mensajes de texto “hace que la gente se sienta bien y hace que parezca que estás haciendo algo, pero no estás abordando el problema más difícil”, señaló David Strayer, profesor de la Universidad de Utah, quien estudia el tema de conducir distraído. “Pierde de vista el problema principal”.

Fuente: La Nación, Argentina

Opinión