Inicio Tecnología. Europa proyecta 8 nuevas sedes para supercomputadoras

Europa proyecta 8 nuevas sedes para supercomputadoras

La Unión Europea asigna ocho sedes para establecer supercomputadoras enfocadas en la investigación de inteligencia artificial o nuevas medicinas

Supercomputadoras
Supercomputadoras

Como parte de sus esfuerzos por impulsar el sector informático, la Unión Europea (UE) anunció la asignación de ocho nuevas sedes para establecer supercomputadoras enfocadas en la investigación de inteligencia artificial o nuevas medicinas.

‘Por primera vez Europa es líder en informática de alto rendimiento. Ocho Estados miembros van a acoger supercomputadores’, destacó la comisaria europea de Economía y Sociedad Digitales, Mariya Gabriel.

‘Nuestro programa Europa Digital propone 2,700 millones de euros (2021-2027) para la financiación del despliegue de esos computadores potentes, pero lo más importante es que esos ordenadores tienen que servir a los ciudadanos, las empresas, los investigadores, las pymes, para la medicina personalizada, concepción de medicamentos, materiales, bioingeniería, lucha contra el cambio climático’, dijo.

La Empresa Común Europea de Informática de Alto Rendimiento (EuroHPC) seleccionó las ciudades de Sofía (Bulgaria), Ostrava (Chequia), Maribor (Eslovenia), Barcelona (España), Kajaani (Finlandia), Bolonia (Italia), Bisen (Luxemburgo) y Minho (Portugal) para establecer los nuevos recintos.

En total, 19 de los 28 países participantes en la empresa común formarán parte de los consorcios que gestionan los centros que albergarán este proyecto, que cuenta con un presupuesto total de 840 millones de euros, según explicó la Comisión Europea (CE) en un comunicado.

La Comisión destacó que las capacidades informáticas de alto rendimiento son cruciales para generar crecimiento y empleo, pero también para lograr ‘la autonomía estratégica y la innovación en cualquier ámbito’.

Las supercomputadoras cuentan con las capacidades requeridas para pronosticar la evolución de los patrones meteorológicos a escala local y regional y predecir las trayectorias y el tamaño de las tormentas y las inundaciones, haciendo posible activar los sistemas de alerta rápida en caso de fenómenos meteorológicos extremos.

También se emplean para diseñar nuevos medicamentos, a fin de resolver complejas ecuaciones de física que modelan los procesos moleculares y las interacciones de un nuevo medicamento con los tejidos humanos.

Las industrias de la aviación y del automóvil también utilizan la supercomputación para realizar simulaciones complejas y probar componentes individuales y aeronaves y automóviles completos, y es igualmente importante en el desarrollo de la inteligencia artificial.

Una vez seleccionadas las sedes, la empresa conjunta tiene previsto adquirir tres precursores de computadoras de exaescala (capaces de ejecutar más de 150 petaflops o 150,000 billones de operaciones por segundo) que se situarán entre los cinco principales del mundo y que será el caso del que acoja el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS).

A esos tres se unirán otras cinco computadoras de petaescala (capaces de ejecutar al menos cuatro petaflops, o 4,000 billones de cálculos por segundo).

Según la CE, los precursores de los sistemas de exaescala facilitarán entre cuatro y cinco veces más poder de cálculo que los principales sistemas de supercomputación actuales de la Asociación para la Computación Avanzada en Europa (PRACE).

Junto con los sistemas de petaescala, duplicarán los recursos de supercomputación disponibles para su uso a escala europea, lo que significa que muchos más usuarios tendrán acceso a ellos.

En los próximos meses, la empresa común firmará convenios con las entidades seleccionadas y sus consorcios anfitriones, que reflejarán la manera en que funcionará el proceso de contratación para adquirir los ordenadores y los compromisos presupuestarios respectivos de la Comisión y de los Estados miembros.

De tal forma, las supercomputadoras podrán estar operativas en el segundo semestre de 2020 para los usuarios europeos del mundo académico, la industria y el sector público.