Inicio Tecnología. El fin del roaming en América Latina es una evolución natural

El fin del roaming en América Latina es una evolución natural

Telefónica celebra hoy el compromiso de 19 países del continente americano para eliminar los cargos por roaming antes de 2022

El fin del roaming en AL es una evolución natural.- Telefónica
El fin del roaming en AL es una evolución natural.- Telefónica

El fin de los cargos por roaming es ‘una evolución natural del negocio’, aseguró la multinacional española Telefónica.

La compañía, que opera en América Latina bajo el nombre de Movistar, celebró hoy el compromiso de 19 países del continente americano para eliminar los cargos por itinerancia en las comunicaciones de voz y datos.

Un total de 19 países de América se comprometieron la semana pasada en Buenos Aires a acabar con el roaming antes de 2022 durante la VII Asamblea de la Comisión Interamericana de Telecomunicaciones (Citel), un ente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

De concretarse el acuerdo, esta mejora en las comunicaciones móviles beneficiará a los usuarios de Estados Unidos, Canadá, Argentina, Uruguay, Perú, Paraguay, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, México, Belice, Trinidad y Tobago, República Dominicana, Bahamas y Barbados.

‘Como en algún momento se migró de la voz a los datos, el tema del roaming va a ser algo que a la larga va a ocurrir con distintos grados de avances en todos los mercados. Es la evolución natural del negocio’, aseguró el gerente general de Telefónica Panamá, Marcelo Mouzo.

‘En mercados europeos es algo que ya está ocurriendo (…) La realidad es que hoy ya la mayoría del roaming se está basando en data, y sí o sí tiene que evolucionar el mercado de las telecomunicaciones’, añadió el directivo.

La eliminación del roaming, que ya se llevó a cabo en los países de la Unión Europea en 2017, supondrá que los usuarios puedan llamar, navegar por internet o enviar mensajes por el mismo precio tanto desde su país como desde cualquiera de los países extranjeros firmantes del acuerdo.

Opinión