Inicio Tecnología. Actualidad. GoPro se pone a la venta y despide a 250 trabajadores

GoPro se pone a la venta y despide a 250 trabajadores

GoPro podría estar buscando un comprador mediante JP Morgan y despide a 250 trabajadores

GoPro se pone a la venta y despide a 250 trabajadores
GoPro se pone a la venta y despide a 250 trabajadores

La compañía de cámaras de video y fotografía de acción GoPro redujo sus pronósticos de ingresos para el cuarto trimestre del año.

Por el momento, la compañía contrató a la financiera JP Morgan para facilitar un complejo proceso de venta, según revelaron fuentes de la agencia Reuters.

Con el recorte de la planta laboral, la firma pasará a operar con menos de 1,000 trabajadores, no obstante que en los últimos meses ya ha realizado otros despidos y restructuraciones en la compañía.

Nick Woodman, director de la compañía, declaró que ‘se compromete a cambiar nuestro negocio en 2018, entramos a un nuevo año con una fuerte venta directa y estamos entusiasmados con nuestro plan de trabajo de hardware y software’.

‘Esperamos que en el futuro nuestro plan de trabajo junto con un modelo de menores gastos, permita a GoPro volver a la rentabilidad y crecimiento en la segunda mitad de 2018’, agregó.

Respecto a las previsiones de ingresos para el próximo trimestre, la compañía comunicó que será de 340 millones de dólares, 10 millones menos que en el mismo periodo del 2016, pero muy por debajo de las previsiones originales de 470 millones de dólares.

Lee también: GoPro recorta a 250 empleados y baja a un dólar el sueldo del CEO

Por otro lado, respecto a Karma, el dron que lanzó la compañía en 2016 como el primer aparato volador comercial plegable que cabía en una mochila, sufrió una profunda crisis de marca al registrar un error en las baterías que provocaba que el aparato se estrellara súbitamente.

El dron fue retirado del mercado hasta encontrar una solución, misma que tardó meses en encontrarse, lo que dio espacio a la competencia para lanzar nuevos drones plegables.

Con información de El Economista.es

Opinión