Inicio Tecnología. Articulos. Hacia una verdadera convergencia

Hacia una verdadera convergencia

Revista Mundo-Contact

Número 20, Febrero 2006

Hacia una verdadera convergencia

Mauricio Pineda*

La comunicación implica procesos tan diversos como las tecnologías que hoy se conocen; sin embargo, el acto de comunicar no se resuelve con la mera transmisión de un mensaje, sino cuando es recibido. En ello, la convergencia de las telecomunicaciones es parte medular del desarrollo mundial de las sociedades.

En dicho mercado (telecomunicaciones), México experimentará un crecimiento compuesto anual de 6.6%, de 2004 a 2008, a pesar de la reducción en tarifas, pues la penetración de servicios basados en tecnologías IP harán crecer el mercado, esto, según datos de la firma IDC.

En este sentido, la consultora internacional McKinsey, en un estudio para Joint Venture: Silicon Valley Network (entidad sin fines de lucros que reúne a los fabricantes del sector), señala que el valor de intersección de tres tecnologías distintas dentro del abanico de la convergencia:

-Biotecnología (por ejemplo, con chips orgánicos)
-Nanotecnología (miniaturización de componentes)
-Tecnología de la información/telecom

De acuerdo con los datos de dicho estudio, el mercado convergente puede alcanzar $1 trillón de dólares para el año 2010, lo que representa una tasa anual de crecimiento de 60%.

Se espera que para el año 2010, a nivel mundial, la mitad del tráfico telefónico sea por IP; y en 2015 sea casi 100%.

Las tecnologías de hoy

El avance en la oferta de equipos y soluciones para el mercado convergente es cosa de todos los días; entre las tecnologías que destacan, se encuentran: VPN IP (Virtual Private Network o redes privadas virtuales) y el WLAN o Wi-Fi (red local inalámbrica).

Las ofertas de servicios incluyen videollamada, videoconferencia sobre IP y una nueva generación de equipos y sistemas de mensajes unificados, recurso que integra canales como teléfono, correo electrónico y fax.

Las soluciones permitirán a los usuarios acceder, administrar y responder a sus mensajes desde una PC de escritorio, un teléfono o un PDA, virtualmente, en cualquier lugar donde se encuentre.

Al respecto, Carlos Paredes de SPD, comentó que con la globalización se tiene acceso a la tecnología de punta existente en el mundo, en el momento mismo en que las novedades son lanzadas al mercado.

Por su parte, Alejandra Mendoza, analista de Telecomunicaciones de IDC México, señaló que los usuarios necesitan y demandan la experiencia unificada de sus comunicaciones, “un sólo dispositivo para tener acceso a los servicios de datos y voz, sin importar bajo qué tecnología y plataforma se dé todo esto”.

Por ejemplo, continúa la ejecutiva, en las soluciones de voz sobre IP, “no se trata sólo de ofrecer voz por los mismos canales por donde se transmiten los datos, sino mejorar la experiencia del usuario y volver más eficientes las comunicaciones a través de las aplicaciones de voz que pueden ser habilitadas y que representan servicios de valor agregado. Más allá que sólo tener una línea para realizar o recibir llamadas telefónicas”, detalló Mendoza.

Cuando el principio no tiene final

La evolución de la convergencia de las telecomunicaciones representa un avance tangible, si se considera que este mercado inició recientemente (década de los 80), con las primeras iniciativas de redes que conjuntaban datos y voz. En la década siguiente se concibió el concepto actual: voz, datos y video en una sola infraestructura, que incluyó plataformas Frame Relay o ATM (Asynchronous Tranfer Mode), y que luego adoptaron el protocolo IP (Internet Protocol) como estándar y el concepto Redes de Próxima Generación (NGN, por sus siglas en inglés), en el cual es posible transportar todo tipo de información en paquetes basados en IP. Dichas redes permiten la oferta de servicios inteligentes de transmisión de datos en banda ancha.

Próxima generación

La premisa de las Next Generation Networkss (NGNs), implica simplificar la complejidad de las telecomunicaciones; es decir, transportar toda la información (conversaciones telefónicas, vídeo, archivos, correos electrónicos, etcétera), que transita por la red en paquetes digitales basados en IP.

Con ello, los operadores no necesitan separar cada parte de su infraestructura física para prestar un servicio, como telefonía o transmisión de datos.

La definición de México

La expectativa generada por el actual gobierno, en voz de La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), implica que antes de terminar el sexenio se autorizaría a los operadores de telecomunicaciones y de televisión por cable la obtención de licencias para que éstos ofrezcan servicios convergentes.

Al respecto, Mario Fromow, coordinador de Asesores de la Subsecretaría de Telecomunicaciones de la SCT, confirmó que pretenden determinar lo más pronto posible las condiciones necesarias para aplicar la convergencia en el país.

“A principios del siguiente año, se publicarán en el Diario Oficial de la Federación las reglas para el uso de frecuencias de las tecnologías Wi-Fi y Wi-Max. La idea es que antes de que termine el sexenio se determinen las reglas para ofrecer servicios convergentes”, indicó el coordinador.

Por su parte, la Comisión Federal de Competencia (CFC), propuso siete puntos para concretar la convergencia tecnológica:

– Evitar barreras de entrada regulatorias para nuevos jugadores, con el fin de garantizar la libre concurrencia en los mercados de telecomunicaciones
– Permitir a todos los interesados proveer todos los servicios tecnológicamente factibles, sin barreras regulatorias; pero con reglas de acceso e interoperabilidad que protejan el proceso de competencia
– Favorecer la inversión y el desarrollo de redes con la capacidad de proveer indistintamente servicios de voz, video y datos
– Garantizar la independencia de las diferentes redes, para asegurar un mercado competitivo de telecomunicaciones
– Abrir opciones adicionales para expandir la cobertura de las redes de telecomunicaciones
– Poner a disposición la infraestructura (incluyendo los postes) y la red eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad y Luz y Fuerza del Centro, de manera que los proveedores de servicios de telecomunicaciones puedan rentarla a precios competitivos
– Utilizar las frecuencias de Wi-Max recientemente asignadas para transportar voz, video y datos de manera inalámbrica.

En este sentido, Paredes de SPD, comentó que con el fin de ser competitivos habrá que recurrir, en el aspecto tecnológico, a nuevas soluciones como la adopción de IPv6, “para romper las limitantes de direccionamiento y seguridad del actual IPv4. En el aspecto de aplicaciones será llevar IP al hogar en forma integral como telefonía, radio, televisión, comercio, banca, Internet, etcétera”.

Por su parte, la ejecutiva de IDC puntualizó que no se trata sólo de reforzar las tecnologías IP y su uso, sino, incluir la visión de los usuarios y proveedores sobre cuáles son los principales beneficios que se obtienen a través de estas soluciones, “y hacia dónde se dirigen los servicios, al respecto de la convergencia, más allá de soluciones basadas en IP”.

Para lograr una verdadera convergencia, uno de los mayores desafíos tecnológicos es la inexistencia de redes cableadas de fibra hasta el usuario final (última milla), lo cual imposibilita el aprovechamiento de todas las ventajas ofrecidas por la fibra; además de la lentitud y la cobertura de las infraestructuras inalámbricas, que provoca el tráfico entre las redes y vulnerabilidad en el intercambio de información.

Integración…

Es una las premisas para la convergencia es la unificación entre diversas redes, como son WLAN, PAN, WAN y las de telefonía fija y móvil. Dicha unión tecnológica permitirá que celulares con recursos Wi-Fi trafiquen voz, datos y vídeo directamente entre las redes móviles públicas y las redes locales inalámbricas de las corporaciones, sin que el usuario lo perciba.

Datos duros
En Inglaterra 15% de las líneas telefónicas se ofrecen por los operadores de TV por cable. Por otro lado, empresas telefónicas empiezan a ofrecer servicios de televisión restringida, como es el caso de Alicante (España) y Hong Kong.

*Mauricio Pineda, eSemanal.
www.esemanal.com.mx


IMPRIMIR

Opinión