Inicio Tecnología. Impulsan la banca móvil en México

Impulsan la banca móvil en México

Es una oportunidad de integrar a decenas de millones de personas: Carstens

El uso de las nuevas tecnologías y en particular de la telefonía móvil para operaciones financieras es un gran impulso para que el sistema bancario mexicano desarrolle todo su potencial, afirmó el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

Agregó que para el banco central es crucial una mayor participación de los servicios financieros en todo el país y para toda la población, y que la banca móvil es una respuesta idónea y creativa al desafío de aumentar la inclusión financiera.

“Es la oportunidad de, en un plazo relativamente corto, integrar al sistema financiero a decenas de millones de personas que hoy no tienen acceso a él”, subrayó Carstens durante el foro ‘La banca móvil y la innovación, el futuro de los servicios financieros’.

Dijo que el nuevo marco regulatorio da seguridad a los recursos de los usuarios, ya que al quedar resguardados por toda la regulación prudencial del sistema bancario, calificarán para la protección del IPAB.

“Los intereses del público quedan plenamente garantizados, porque los pagos realizados a través de teléfonos móviles y de otros medios electrónicos estarán sentados sobre las bases del sistema bancario, dando a los usuarios todos los beneficios de la regulación que emite el banco central.

“Esto incluye transparencia en características y costos; la aplicación de reglas relativas al combate del lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, así como el uso de sistemas de pagos robustos bien regulados y supervisados en los que se prevé el carácter definitivo de los pagos”, enfatizó.

Recordó que el 17 de junio, el Banxico emitió circulares a la banca donde se reconocen cuatro tipos de cuentas de captación propicias para fomentar el acceso a los servicios financieros y su uso continuo con muy pocos requisitos regulatorios en cuanto a información y monitoreo de las cuentas.

Medio seguro

Una vez establecido este marco, dijo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) está en posibilidad de emitir las disposiciones relativas, sobre todo en materia de prevención y combate al lavado de dinero y al financiamiento del terrorismo.

A su vez, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) podrá ejercer la regulación que le compete en materia de banca electrónica y de comisionistas bancarios, entre los cuales, aclaró, quedarán incluidas las empresas de telecomunicaciones.

El titular de la SHCP, Ernesto Cordero, comentó que se trata de operaciones muy seguras que no están ancladas en las compañías telefónicas ni de telecomunicaciones, sino en el sistema bancario, que está bien supervisado, regulado y garantiza a los usuarios la seguridad de su dinero y de la forma de hacer transacciones.

“Esto les da gran solidez y el respaldo de toda la regulación y supervisión de la CNBV y del Banxico, lo que nos da la tranquilidad de que las cosas se están haciendo bien y de que los ahorros de las personas que utilicen la banca móvil, por supuesto estarán bien supervisados y bien regulados”, apuntó.

Carstens precisó que el esquema lógico que se siguió para identificar y diseñar los cuatro tipos de cuentas fue el de que a una menor capacidad transaccional de las cuentas le corresponde un menor riesgo de operaciones ilegítimas y los requisitos de información y monitoreo son menores.

“Esto posibilita ofrecer productos financieros básicos, cuentas de captación con montos y modalidades de uso más o menos restringidas de acuerdo con el tipo de cuenta y el acceso de cualquier persona en prácticamente cualquier sitio de la República Mexicana”, agregó.

Detalló que en México hay alrededor de 30 millones de cuentas bancarias corrientes y aproximadamente 85 millones de teléfonos móviles, dispositivo que se ha convertido en un medio seguro para hacer transacciones y en canal de acceso a los servicios financieros, especialmente para las personas de bajos recursos o que viven en localidades apartadas.

Fuente: El Financiero

Opinión